×

Victorio & Lucchino y Ágata Ruiz de la Prada, fieles a su estilo

Por
Europa Press
Publicado el
today 20 sept. 2010
Tiempo de lectura
access_time 5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

MADRID, 19 (OTR/PRESS)-Muy diversos entre sí, los tres últimos desfiles de la segunda jornada de la Cibeles Fashion Week mostraron a diseñadores consolidados y con ideas muy concretas de la moda. Victorio & Lucchino fueron fieles a los volantes, Ágata Ruiz de la Prada a los colores y las formas imposibles y Lemoniez se hizo eco de los años 70 para mostrar a una mujer elegante de líneas sobrias.


Victorio & Lucchino, Prada
Victorio & Lucchino

Fieles a una de sus indiscutibles señas de identidad, los diseñadores andaluces Victorio & Lucchino han vuelto a hacer de los volantes uno de los grandes protagonistas para la temporada primavera-verano 2011. Reinterpretados y con líneas más suaves, los volantes otorgan volumen y movimiento extra a unas prendas que configuran auténticas flores, pétalos y formas sobre el cuerpo de la mujer.

La superposición de los tejidos en esta colección ha sido punto determinante para Victorio & Lucchino, provocando los efectos cromáticos que nos pueden acercar al degradé solar, al de las flores o simplemente a cualquier paisaje natural.

Un 'capricho natural' -nombre con el que han bautizado a sus propuestas para la próxima temporada de primavera-verano- que envuelve el cuerpo de la mujer en vestidos completamente asimétricos, con volúmenes superpuestos y telas rasgadas en numerosos volantes.

Las formas se alternan caprichosamente, entremezclándose entre sí a veces, y otras jugando a la tridimensionalidad con tejidos que configuran flores, pétalos y formas. Novedosas combinaciones de raso satén, crêpe de Chine, voile, gasa bambula, así como brocados florales y geométricos, son los tejidos que predominan entre las nuevas propuestas de estos dos diseñadores andaluces.

Los colores vivos también son una parte fundamental en la colección de Victorio & Lucchino. Los tonos ocre, dorado, naranjas, aceites, beige, terracotas, arcilla y el chocolate, se mezclan con apuestas más frescas como el color fresa -en la colección masculina- y los tonos turquesa y aguamarina. Son los estampados los encargados de dar la fuerza de color con motivos florales alternados con figuras animales, que le dan cierto carácter tribal, con alguna connotación afro.

Tomando buena nota de las propuestas de los diseñadores andaluces, hemos podido ver a una larga lista de ex concursantes de 'Operación Triunfo', entre lo que destacó la presencia de Nuria Fergó, Natalia o Hugo. Además, Miguel Ángel Silvestre se dejó ver en compañía de Óscar Higares y la presentadora de televisión Paz Padilla.

EXPLOSIÓN DE COLOR AL MÁS PURO ESTILO AGATHA RUIZ DE LA PRADA


Victorio & Lucchino, Prada
AGATHA RUIZ DE LA PRADA

La nueva colección de la diseñadora para el próximo verano sigue los preceptos que siempre ha defendido, el color, el volumen y la comodidad. Por ello, Ágatha Ruiz de la Prada vuelve a apostar por trajes en su mayoría oversize jugando con la combinación de volúmenes y de materiales.

"Mi diseño es conceptual. Dibujar un traje no es esconderlo debajo de una montaña de cremalleras, frunces, botones y aplicaciones de cuero; sino buscar, ante todo, su esencia como objeto: si eliminamos todo lo superfluo llegamos a la conclusión de que la moda ha de ser cómoda: cómoda para el cuerpo y la mente, cómoda para quien la lleve y la mire, y cómoda de fabricar y destruir!", explica Agatha Ruiz de la Prada sobre su particular punto de vista de la moda.

Comodidad, volúmenes imposibles, formas geométricas y un gran abanico de colores son algunas de las propuestas que hemos podido ver sobre la pasarela de la diseñadora. Con un lleno total de invitados, Ágatha ha contado con la presencia de su marido, Pedro J., así como con el Embajador de Francia, Bruno Delaye, quienes no perdían detalle de las propuestas que la diseñadora ha presentado para la temporada primavera-verano 2011.

La diseñadora presenta una colección que homenajea al diseño de los 60 y 70 combinando sus prendas de taller con su colección comercial que esta vez ha optado por el reciclaje de tejidos creando vestidos patchwork y camisetas con serigrafías fotográficas.

En esta colección, la diseñadora recupera algunas de las señas de identidad que han caracterizado su marca durante toda su carrera: los corazones en todos los tamaños y una amplísima gama de colores que toca casi todos los tonos del arcoíris. Predominan los naranjas cálidos, mezclados entre sí de manera que vibren unos con otros: naranja; rojo-fucsia, o contrastando tonalidades frías, principalmente el azul.

Gran importancia han otorgado a los complementos de la colección: grandes turbantes realizados en todo tipo de tejidos, gafas de tamaños imposibles que reproducen las atrevidas formas que intervienen en toda la colección, así como unos originales zancos de madera imitando las clásicas piezas de lego.

Ágatha ha cerrado su desfile con dos propuestas muy distintas a las que hemos podido ver durante toda esta colección: un traje de novia y un mono cubiertos por completo de millones de pailletes en colores brillantes como el oro, el plata, el morado y el rojo.

LEMONIEZ REVIVE LA ESTÉTICA DE LOS AÑOS 70


Túnicas, vestidos de aberturas kilométricas, colores ácidos, topos y cortes muy rectos imperan en una colección primavera-verano 2011 en la que Lemoniez rescata a la mujer de los primeros años de la década de los 70. Una colección muy 'lady' que retoma un largo que viene pisando fuerte esta temporada: a la altura de los tobillos.

Lemoniez retoma los cortes masculinos para una mujer que apuesta por los colores quizás demasiado otoñales en una colección creada para la temporada primavera-verano 2011. El terracota, marrón oscuro, negro y marfil se contraponen a otros mucho más ácidos y frescos: el turquesa, el verde manzana y los topos en color fucsia.

Los cortes rectos, los pantalones de pata de elefante y las túnicas son la gran apuesta de Lemoniez, aunque tampoco han faltado los vestidos a la altura del tobillo que dibujan a la perfección la figura de la mujer.

En los vestidos predominan las espaldas descubiertas, los escotes infinitos y los cuellos 'halter' inspirados en las noches de 'Le Palace' de los años 70, tal y como explica el propio Lemoniez.

En cuanto a los tejidos utilizados en esta colección, predominan el crepe de China estampado con lunares en color fucsia, la muselina de lana, la sarga de algodón y el satén de estampado retro.

En Lemoniez el 'prêt-á-porter' gana terreno a los diseños de alta costura vistiendo a una mujer que, aunque apuesta por la sastrería masculina, derrocha feminidad y elegancia en las noches estivales.

Copyright © 2019 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.

Tags :
Otro
Desfiles