×

Pierre Cardin impacta al público en París con un desfile de corte futurista

Por
EFE
Publicado el
today 2 nov. 2010
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

París, 29 sep (EFE).- El retorno a las pasarelas del mítico Pierre Cardin, de 87 años, primer modisto académico de Bellas Artes en Francia, desde 1992, fue hoy todo un hito en la semana de colecciones de París para la próxima temporada estival, con un ovacionado desfile, levemente futurista.


Pierre Cardin
Pierre Cardin


Hacía tres años que Cardin, gran amante de las artes y que entre sus múltiples clientes famosos tuvo en su día a los Beatles, no tomaba las pasarelas de París.

Lo hizo con una presentación que duró unos inusuales 49 minutos, durante los que el público contempló modelo tras modelo con atento silencio, roto tan sólo por alguna exclamación admirativa y cerrado con múltiples y entusiastas aplausos.

En total recorrieron el espacio Pierre Cardin 300 conjuntos, masculinos y femeninos, a veces combinados para parejas de ambos sexos, que abrieron y cerraron el evento vestidos con monos negros o plateados, de lurex, vinilo o terciopelo bordado con pequeñas lentejuelas, o con monos de punto color chocolate, de marcado tono futurista, sujetos en la cintura con gruesos cinturones.

Como broche final, siete vestidos de novia para eventuales bodas primaverales de ambos hemisferios, es decir aptas para las altas y las bajas temperaturas; como el resto de la colección, en la que abundaron trencas para hombres, con o sin mangas, conjuntos de neopreno aptos para el baño, o elegantes trajes de chaqueta de tweed destinados a las féminas amantes del imperecedero estilo Cardin.

Un estilo propio "que más bien me copian", recordó el modisto a un grupo de periodistas al término del desfile, convencido de que sus modelos son "jóvenes y modernos" a la vez, pues "lo que era llevable hace 40 años lo es ahora también".

Precisó que su desfile no tenía nada de retrospectivo y tomó como ejemplo de modernidad uno de sus trajes de noche de flores verdes y doradas, inspirado en Las Meninas, de amplio volumen en las caderas, pero "trabajado de manera ultramoderna" y capaz de ocupar un mínimo espacio en la maleta, como demostró en pocos segundos.

Cardin destacó también que las temporadas "ya no existen", pues ahora se viaja mucho: "Hay mujeres que vienen de América del Sur, donde es verano; estamos en Japón y es invierno, o en China o en Rusia...".

De su colección, o más bien sus colecciones, para otoño-invierno, y primavera-verano, a menudo adornadas con grandes sombreros y una paleta multicolor, de colores muy vivos o muy apagados, para prendas estampadas, monocolores, bicolores o tricolores, subrayó, igualmente, haber creado mucho traje de noche y mucho deportivo, "pues ahora la gente se va mucho de fin de semana".

Exitoso partidario de mezclar en su trabajo lo comercial con la creatividad, Cardin, el único modisto histórico que ha logrado conservar la propiedad de su firma, quiso mostrar el guardarropa completo "de un hombre y una mujer", porque piensa que ya no se puede "disociar la moda de hombres y mujeres".

De otro lado, el portugués Felipe Oliveira Baptista, futuro creador de la firma Lacoste, consolidó posiciones con una colección de inspiración geométrica, muy gráfica, en la que abundaron el negro, el blanco y el beige, a veces en conjuntos monocolores.

Con Dries Van Noten fue el momento de descubrir trajes pantalón blanco de corte masculino pero con solapas y hombros teñidos de violeta; vestidos largos blancos, con el torso negro bordado de flores lilas; o vestidos cortos de inspiración quimono adornados con estampados floreados sobre satén negro, o sobre satén blanco.

Cortos o largos, siempre vaporosos, los vestidos de tul y viscosa de Anne Valerie Hash, al igual que sus pantalones, también anchos, o sus blusas-túnica, en ocasiones adornados con un leve toque plateado, tomarán la próxima temporada estival con una paleta de beiges, blancos rotos y grises muy claros.

En rotundo contraste con la colección de Harry Halim, quien desde el calendario "off" de las colecciones dio al negro un papel principal, en vestidos princesa abiertos por delante o en minimodelos de osadas puntillas, dominadas por el juego de la transparencia y el desnudo.

Y según la colección de Devastée, el verano 2011 será el de la unión del blanco y el negro o sus colores adyacentes, en forma de rayas de presidiario para traje pantalón holgado, pero sobre todo para combinar prendas monocolores con otras estampadas en pequeñas flores, las mismas que ilustraban la invitación al desfile, ambientada en un cementerio fantasmagórico, poblado por todo tipo de fantasmas, como su vecino jardín.

Lola Loscos

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Tags :
Otro
Desfiles