×
Por
EFE
Publicado el
14 mar. 2011
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Phoebe Philo, Ricardo Tisci o Haider Ackermann posibles sustitutos a Galiano

Por
EFE
Publicado el
14 mar. 2011

Lola Loscos

París, 11 mar (EFE).- La británica Phoebe Philo, el italiano Ricardo Tisci, el israelí Alber Elbaz o el francés de origen colombiano Haider Ackermann son algunos de los grandes modistos que pueden suceder a John Galliano al frente de la dirección artística de Christian Dior, según los pronósticos que se barajan en París.


Haider Ackermann, Phoebe Philo
Ricardo Tisci

"No hay nada decidido", aseguraron a Efe fuentes próximas al líder mundial del lujo, LVMH, propietario de Dior, que prefirieron mantener el anonimato, pero aseguraron que de momento "sólo circulan rumores".


"Nosotros también nos enteramos de cosas en los periódicos, pero no hay nada confirmado, hay muchos nombres en liza", recalcaron.

Desde el pasado miércoles, sin embargo, un insistente rumor adjudica la sucesión de Galliano a Ricardo Tisci (1975), alma artística de Givenchy, firma propiedad del grupo Louis Vuitton Moët Hennesy (LVMH), al igual que Dior, Kenzo, Loewe o Celine.


Tanto los portavoces de Christian Dior como los de Givenchy aseguraron a Efe no tener ningún comentario que hacer, ni nada que decir sobre este tema.

"No damos nuestra opinión", agregaron en la actual 'maison' para la que trabaja Ricardo Tisci y que en caso de su partida tendría que buscar, a su vez, un sucesor.


De momento, pues, resulta imposible descartar como eventual sucesor de John Galliano al frente de Dior -o de Tisci al frente de Givenchy- a Haider Ackermann (1971), creador impregnado de cultura y estética europea y africana y graduado en la prestigiosa Escuela de Bellas Artes de Anvers (Bélgica).


Haider Ackermann, Phoebe Philo
Haider Ackermann

Cada vez más celebrado por la prensa y los compradores internacionales que se dan cita en París, Haider Ackermann, además del aplauso general ha sido designado por Kark Lagerfeld, genio artístico de Chanel, como "la única persona capaz de sucederle" al frente de la histórica firma.

Lo recordó el vespertino "Le Monde" en su edición con fecha de hoy, donde el propio Ackermann se abstenía de negar o confirmar su eventual nombramiento al frente de Dior o Givenchy, pero comentaba su deseo de trabajar para una gran firma de lujo.

"Los códigos de otra casa de costura me ayudarían a expresar otra forma de elegancia, más elevada que la mía, más en el lujo, algo que me hace fantasear", explicó al rotativo.

También desde el primer momento suenan para suceder a Galliano los nombres de Alber Elbaz (1961), quien desde hace años eleva el nombre de Lanvin a la más alto y a quien el maestro Yves Saint Lauren eligió en su día para sucederle, y Phoebe Philo (1973), modista de Celine desde 2008.


Haider Ackermann, Phoebe Philo
Alber Elbaz

Como es ya tradición, la ex colaboradora de Stella McCartney y sucesora suya al frente de Chloé en 2001 presentó en la recién terminada semana de Prêt-à-Porter de París una muy aplaudida colección para Celine.


Haider Ackermann, Phoebe Philo
Phoebe Philo

En principio, el nombre del nuevo modisto de Dior no podrá hacerse público hasta que no sea efectivo el despido de John Galliano, quien durante los últimos 15 años fue unánimemente aclamado por la prensa internacional por su inmenso talento.

La casa de modas inició el pasado día 1 de marzo los trámites para echarle, al día siguiente de que el diario The Sun colgase en internet un vídeo en el que Galliano, visiblemente ebrio, decía "adorar a Hitler" y elogiaba su método de exterminio humano mediante cámaras de gas.

Al día siguiente, el modisto gibraltareño, que expresó sus disculpas mediante sus abogados londinenses y a quien se cree en cura de desintoxicación en EEUU, fue inculpado por injurias raciales, por lo que tendrá que rendir cuentas ante la justicia francesa en los próximos meses.

Todo comenzó con sendas denuncias contra el modisto, tras protagonizar dos altercados en un bar del barrio del Marais vecino a su domicilio, ambos en estado de ebriedad, uno de ellos el pasado 24 de febrero, otro en octubre pasado.

El cliente del bar cuya primera querella desató el escándalo, dijo ayer haber intentado retirar su denuncia, aunque demasiado tarde, una vez puesta en marcha la maquinaria judicial, según explicó al diario "Le Parisien".

Agregó que el modisto parecía "muy perturbado psicológicamente" y debe estar "muy enfermo" y se dijo convencido de que "no es racista ni antisemita", sino que sus palabras "superaron lo que pensaba" cuando coincidieron en el bar La Perle.

Galliano podría ser condenado a cumplir hasta 6 meses de cárcel y a pagar 22.500 euros (unos 31.000 dólares) de multa. EFE

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.