×
Por
Europa Press
Publicado el
14 jun. 2013
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Galliano: "El alcohol me envenenó lentamente hasta que aparecí en ese video"

Por
Europa Press
Publicado el
14 jun. 2013

MADRID - El diseñador gibraltareño ha visto la luz el final del túnel. El que fue uno de los mejores diseñadores del momento, había caído en una espiral de auto destrucción; un video haciendo comentarios antisemitas, en el que llegó a alabar a Hitler, destapó sus problemas personales con el alcohol.

John Galliano | Foto: AFP


Sin embargo, parece ser que poco a poco está volviendo al buen camino; y es que si hace poco colaboró con su buen amigo Óscar de la Renta en su empresa, esta semana ha decidido dar una entrevista mostrando su radical cambio de look.

Parece una nueva persona, y hasta cuesta reconocerle; sin bigote, muy peinado en la coleta y con un aspecto muy saludable, parace un hombre nuevo: atrás quedan los días de decadencia, cuando estuvo en lo más profundo del pozo. Muchos lamentaron lo que le pasó; Anne Wintour y Oscar de la Renta han luchado por rescatarle, y parece ser que lo han conseguido.

En la entrevista que le ha hecho Charlie Ross ha hablado de muchas cosas: desde la muerte de Alexander McQeen hasta su momento más exitoso en la moda; pero lo que más ha calado han sido sus declaraciones sobre su pasado con el alcohol y las drogas.

"Me disculpo y estoy haciendo todo lo posible para enmendar mi error" decía en la entrevista, y no es la primera vez que pide perdón; llegó a ser un esclavo de su enfermedad: "El alcoholismo se apoderó de mí muy lentamente; comenzó de una manera cíclica: después de cada colección, después de cada desafío creativo, llegaba ese momento"

Pero después de estas lúgubres palabras Galliano se muestra optimista. Lleva ya varios años sobrio, y cree que sigue vivo gracias y solo gracias a ese suceso que le abrió los ojos; así ha tenido oportunidad de entenderse mejor a si mismo, y a lo que le sucedió.

Aquí alude a su compañero de profesión, el difunto McQeen, al que dice entender perfectamente: "esa soledad, ese dolor... como adictos, buscamos la perfección, ponemos el listón demasiado alto. No entendemos por qué lo hacemos. La gente se pregunta cómo vamos a superarnos y nosotros decimos, 'lo haremos, no os preocupéis'. Eso es lo que nos hace levantarnos cada mañana"; así explica la dura presión que se sufre en su trabajo.

Respecto a su trabajo como profesor en la conocida escuela Parsons, dice que es una pena no haber conseguido enseñar ahí, aunque lo seguirá intentando en el futuro.

Se ha abierto a la audiencia en un conmovedor relato sobre su dura infancia y sobre sus demonios interiores. Esperemos que pueda encontrar su camino, aunque ha asegurado que aun no tiene nada en mente.

Copyright © 2022 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.