×
Por
Europa Press
Publicado el
22 sept. 2010
Tiempo de lectura
6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Ana Locking presenta colores ácidos y cortes fluidos para una mujer salvaje y femenina

Por
Europa Press
Publicado el
22 sept. 2010

MADRID, 20 (OTR/PRESS)-La tercera jornada de Cibeles Madrid Fashion Week se ha cerrado con las creaciones de los transgresores Ana Locking, Francis Montesinos, Duyos y Ailanto. La primera de ellos, la toledana Ana Lockin, ha presentado una colección impactante en la que predominaban los colores ácidos y los cortes de líneas fluidas para una mujer salvaje y muy femenina. Por su parte, Francis Montesinos ha rendido homenaje a la mujer mediterránea y ha presentado una línea en la que reinan el rojo y el blanco con prendas de inspiración flamenca. Duyos ha sido el más nostálgico con una colección que evoca la moda de los años sesenta con vestidos pastel y cinturas marcadas. Por el contrario, los jóvenes diseñadores de Ailanto se inspiran en la naturaleza para vestir a la mujer con tonos verdes, marrones y corales en prendas de aire bohemio.

Ana Locking
Francis Montesinos

A la cita de Ana Locking acudieron rostros conocidos como Carmen Lomana, el actor Eloy Azorín y la modelo María Reyes. La diseñadora toledana ha apostado por una mujer de carácter fuerte, dueña de su destino, evocando un romanticismo gótico como una clara reminiscencia selvática en sus diseños. En una primera línea, Ana Locking nos presenta vestidos de colores rojo sangre y negro. Los pantalones se presentan o bien con formas abombadas, muy anchos, o bien con formas ceñidas a las piernas. Las chaquetas que cubren los hombros en la mujer tienen como denominador común las hombreras muy marcadas, que unidas a los cinturones ceñidos ofrecen una visión de mujer elegante, pero consciente de sus atributos femeninos. La feminidad de todo el conjunto está potenciada por el tacón alto de los zapatos, de una amplia gama de colores.

Otro elemento sobresaliente de la diseñadora son las transparencias: la mayoría de ellas de encaje, ofrecen un elemento más de erotismo y sensualidad en la colección, pues dejan entrever la ropa interior. Las transparencias aparecen tanto en blanco como en negro, a imitación de faldas cortas o alargadas.

En contraposición a los colores planos de la primera mitad de la colección, Ana Locking presenta una segunda parte en la que ha elegido los estampados barrocos, muy recargados. Aparecen fusionados los colores pistachos, los cobre, los dorados y los azules eléctricos. Para la mujer, la diseñadora se decanta por los estampados psicodélicos, que guardan cierto parecido con la variedad de la jungla por lo barroco de su composición. Este vanguardismo aparece también en los trajes de hombres, combinados con sandalias de múltiples colores.

LA MUJER MEDITERRÁNEA DE MONTESINOS

Francis Montesinos ha realizado para este año una extensa muestra en la que evoca la magia del mediterráneo y de Andalucía. Nota predominante de la colección son los vestidos, de forma suelta, en los que reinan los colores blanco y rojo. Para el hombre, Montesinos apuesta por la comodidad: pantalones cortos y alargados de lino blanco, negro o azul marino y camisetas de aspecto sedoso.

Un aspecto muy importante de la colección son los vestidos blancos con profusión de volantes y adornos barrocos en las largas faldas que arrastran por el suelo. También destacan los conjuntos de dos piezas, con chaqueta y falda, de color marfil, que es otro de los colores estrella de la colección.

Cabe destacar que en la colección de Francis Montesinos un denominador común a muchas creaciones son las transparencias en los vestidos, bien en las largas faldas, bien en las blusas que fluyen sueltas por el cuerpo de la mujer.

A ritmo de flamenco han desfilado también los estampados de dos piezas o de una sola pieza, también con largas faldas. Y es en estas creaciones donde Montesinos recrea el alma del flamenco: Mantillas, faldas de volantes, pliegues... todo para remarcar el alma española que predomina en las creaciones. Además el diseñador propone estampados cuya nota predominante es el color morado combinado con una gran amalgama de colores.

DUYOS EVOCA LA MODA DE LOS SESENTA

La característica principal de la colección de Duyos ha sido el retorno a la moda de los años sesenta donde el diseñador despliega una mujer sencilla y femenina, que no renuncia a la sensualidad. Unos diseños evocadores de los sesenta, mezclados con un toque orientalista. Casi todos los diseños eran teñidos de tonos pastel, combinados con acentos frescos de color amarillo sol y dorado.

Las modelos, entre las que desfilaron cuatro modelos de madura elegancia que despertaron oleadas de aplausos por el público, estaban peinadas con grandes recogidos cardados que volvían a resucitar el espíritu sesentero.

Para el día, Duyos propone vestidos sueltos, que no llegan a la rodilla, sin mangas y fusionando los colores amarillo, blanco y marfil. Las prendas para el día suelen ser holgadas, pero el diseñador las combina con pantalones ceñidos.

Otra de las prendas estrella de la colección son los pantalones de campana, muy anchos, que se llevan con blusas o bien alargadas y desenvueltas, o bien con camisas de tonos transparentes y más ceñidas al torso. Los pantalones y las camisas, uno de los ejes centrales de esta colección, poseen la nota predominante del cinturón estrecho, para remarcar la cintura y realzar la feminidad de la mujer.

Otra de las apuestas de Duyos son las faldas. En primer lugar, las cortas, que se caracterizan por sus múltiples pliegues. Esta prenda estrella de la colección, que se distancia de la tendencia a los colores pastel, y en ella predominan tonos más vivos. En segundo lugar, Duyos remarca la importancia de las faldas largas, que a veces se arrastran por el suelo y que se caracterizan tambié por los pliegues.

Los materiales para la creación de los diseños son abundantes, pero destacan los crepé de lana ligeros, la lana fría, la muselina y la garza de seda. Los complementos protagonistas han sido las pamelas anchas y los zapatos de tacón alto pero grueso, de colores pastel, en consonancia con el tono general de la colección.


Ana Locking
Ailanto

EL ENCANTO NAÏF DE AILANTO

Ailanto destacó la belleza de la naturaleza para hacerla resplandecer en la mujer en la temporada primavera-verano de 2011. El motivo principal de Aitor e Iñaki Muñoz ha sido ensalzar la belleza femenina a través de formas y colores que recrean una atmósfera silvestre y forestal, llena de sombras de hojas, tonos de bayas y musgo. El colorido es muy extenso: frambuesa, marrón barro, rosa empolvado, piedra mojada, gris ceniza y humo.

El desfile comenzó con unas creaciones en las que destacan los estampados en blusas y pantalones, ambos muy amplios: en las prendas la prioridad es la comodidad de la mujer. Los estampados son de carácter orgánico, en los que destaca el trazo manual. Flores difuminadas que se amontonan, plumas de codorniz y elementos vegetales en tonos pastel. También sutiles puntitos como huellas de rocío o el rastro de un caracol, dibujados en purpurina.

El mono es otra de las estrellas de la colección. Se presenta como una prenda larga, que envuelve el cuerpo de la mujer, que no lo ciñe en la cintura pero que gracias a la gran longitud de la falda, otorga sensualidad a la figura femenina. Conjugado con el mono, nos encontramos minivestidos, formados por minifaldas y blusas reducidas a su mínima expresión.

En las siluetas lo primordial es el look relajado, natural y sencillo. También la transparencia en los vestidos ha sido la nota predominante durante la muestra de las creaciones. Los vestidos son transparentes, etéreos y ligeros. Esta característica dota de sensualidad a la mujer vestida por Ailanto.

Copyright © 2022 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.