×

Yohji Yamamoto y el oscuro futuro del planeta

Publicado el
today 1 oct. 2019
Tiempo de lectura
access_time 2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

"No Future", rezaba la chaqueta del lírico diseñador japonés Yohji Yamamoto. Un mensaje que dejó ver al darse la vuelta y mostrar su espalda a los asistentes de su último desfile, que tuvo lugar el pasado viernes en uno de los salones principales del Grand Palais. Una pesimista visión sobre el futuro del planeta, que se reflejó en una colección tan sobria y oscura como sobresaliente. Nada a lo que este artista japonés no nos tenga acostumbrados.


Yohji Yamamoto - Spring-Summer2020 - Womenswear - Paris - © PixelFormula


Las colecciones de Yohji Yamamoto son siempre un ejercicio de poesía emocionante. Quizás más aún cuando el creador se posiciona sin ambages del lado del planeta, en un momento en el que los grandes de la industria firman su "Fashion Pact" o que la joven activista Greta Thunberg señala con el dedo al presidente Donald Trump. Yamamoto toma partido. "Los jóvenes que hoy tienen 20 años no tienen futuro, en el sentido de que estamos destruyendo el planeta en el que vivimos. No podemos seguir negándolo", afirmará el japonés con rotundidad en el backstage, una vez concluido su desfile.

El show no fue menos contundente que sus declaraciones. Yamamoto hizo desfilar una serie de primeros looks a modo de declaración de intenciones de la totalidad del desfile. Mujeres que apostaron todo al negro, con largos vestidos o trajes dos piezas, completados con juegos de volúmenes que hacían pensar en flores muertas, largos flecos a modo de cascada, cortes como figuras geométricas que dejaban ver la piel de la cintura de las modelos o voluptuosas faldas de armadura.


Yohji Yamamoto - Spring-Summer2020 - Womenswear - Paris - © PixelFormula



Tras la oscuridad, algo de luz en contados diseños de superposiciones blancas y crema, antes de florecer en dos envolventes y coloridos looks, que podrían entenderse como una fugaz explosión de primavera. El color, prácticamente ausente en el resto del desfile, solo se manifestó en algunas pinceladas más, entre las que destacó un vestido largo rojo con pedrería bordada en el pecho. Todas las prendas desfilando ante un gigantesco velo de algodón blanco, de 15 metros de largo, que se dejaba caer del cielo a modo de telón de fondo.

No obstante, las piezas más espectaculares se hicieron esperar hacia el final del show, cuando una serie de modelos lucieron largas camisas estructuradas de acabado bordados en relieve, tales como plumas o pedrería. Por no mencionar los estrambóticos accesorios que aportaron el toque final a los looks de crácter sobrio: grandes sombreros y tocados, paraguas o velos negros y hasta una nota de streetwear, con deportivas de plataforma a los pies de las modelos. Al menos, el pesimismo que asola el planeta, solo traspasó la colección de la forma más brillante.

 

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.