Villalba sale a la búsqueda de inversor y diversifica su oferta

La firma de costura española afronta una nueva era impulsada por su cambio de identidad. El pasado año, coincidiendo con su primera presentación en París, Alfredo Villalba se convertía en Villalba. La casa fundada en 1976 se quedaba solo con su apellido y lanzaba su tienda online bajo una imagen renovada. Los planes del negocio familiar pasan por ampliar su oferta y dar la bienvenida a un inversor el próximo año, con la vista puesta en China y París.


Última colección Demi-Couture primavera-verano 2019 - Villalba

Inspirada en el estilo punk de los años 70 y a medio camino entre el prêt-à-porter y la Alta Costura, la madrileña quiere posicionarse a nivel internacional “como marca de lujo, 'high-end' y con la costura en el ADN creativo, presentando dos colecciones por temporada: una Demi-Couture y otra de ready-to-wear muy sofisticada”, apunta su diseñador, Diego Villalba, explicando que la horquilla de precios también se establece en un punto intermedio entre ambas fórmulas, mientras que la oferta de producto (entre 80 y 90 piezas por colección) es más extensa que en la Alta Costura.

En los últimos tiempos, Villalba se ha visto obligada a replantear su estrategia de negocio. “Los mercados mexicano, ruso y árabe tiraban mucho del mercado del lujo y eran importantísimos para la marca. Tras la caída que han sufrido recientemente, hemos decidido hacer una propuesta ‘ponible’ y contraer los precios”, explica Diego Villalba. En este contexto, la capital francesa, en la que ya comercializa sus prendas a través de su showroom MC2 Diffusion, se convierte en el principal objetivo de la firma. “Para nosotros es fundamental consolidarnos en París. Es posiblemente el lugar más caro y competitivo, pero de soñar, preferimos hacerlo en grande”, comenta el diseñador con entusiasmo.

Actualmente a la venta en el concept store de lujo Montaigne Market de París, Villalba también está presente en Smart Femme, en Lyon; Peri A, en Los Ángeles o TNT Woman, en Toronto. La firma distribuye igualmente sus prendas en selectos puntos de venta de China, Serbia o la isla de Saint Barth, así como a través de su e-shop. Sin embargo, Villalba cuestiona que el comercio electrónico se adapte a las características de su oferta. “Vemos el e-commerce más como un acto de comunicación que de ventas. Confiamos en que en un futuro esto mejorará, pero el precio condiciona mucho la venta online. Es fundamental darnos a conocer para que el público de el paso”, concluye.


Diego Villalba es el diseñador al frente del diseño de la firma española - Villalba

Por su parte, España está lejos de ser un país prioritario para Villalba. “Es un mercado que se ha quedado ‘low-cost’, la gente no contempla el gastarse 1.500 euros en una chaqueta, salvo para las bodas. Y no concibo que mi negocio viva solo de eso”, analiza el creador. No obstante, la firma también ha movido ficha en su propio territorio. Tras el cierre de su boutique en Puerto Banús (Málaga), que el diseñador explica dada la caída de la clientela rusa y árabe, Villalba ha trasladado su emblemática tienda madrileña del número 87 calle Serrano.

El nuevo espacio se ubica en el número 68 de la misma arteria, justo enfrente de El Corte Inglés. Con una superficie de 300 metros cuadrados, la tienda incluye el taller de la marca, donde también se propone un exclusivo servicio de confección a medida que representa la mayor parte de las ventas en el país. “Nuestro objetivo en Madrid es mantener a las clientas fieles que ya tenemos e intentar captar alguna nueva, pero sabemos a la complejidad a la que nos atenemos”, reconoce Diego Villalba sobre el carácter nicho de su negocio español.

La firma madrileña, que no comunica sus cifras, ve 2019 como su año de consolidación. “Somos un negocio familiar, ahora necesitamos un inversor si queremos crecer y desarrollar la marca”, anuncia Diego Villalba, dejando claras las condiciones de la familia: “Nunca nos desharemos de un porcentaje mayoritario”. El proyecto, que debería cerrarse en los próximos seis meses, ya está encauzado. “Estamos en negociaciones con inversores en China. Tras las primeras reuniones, hemos comprobado que les apasiona el proyecto. Para nosotros, la clave es que el inversor tenga buenas conexiones para asegurar la distribución que nos planteamos”. Tras la entrada en el capital, la diversificación es el siguiente paso. Y es que Villalba aspira a firmar también bolsos, zapatos, zapatillas... y hasta su propio perfume.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterDistribuciónBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER