×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
2 sept. 2022
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Uniqlo brilla en medio de la oscuridad retailer en EE. UU. gracias a su remodelación tras el Covid

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
2 sept. 2022

Mientras la inflación hace estragos en los grandes de la venta de ropa en Estados Unidos, inundados de grandes inventarios y grandes descuentos para atraer a los compradores de nuevo a las tiendas, la japonesa Uniqlo se prepara para su mejor año en Norteamérica tras una remodelación impuesta por el Covid.


Uniqlo


Los minoristas, desde Gap hasta Kohl's, advierten de la caída de los márgenes de beneficio, ya que los clientes, preocupados por la inflación, se abstienen de comprar ropa. Pero la marca estrella de Fast Retailing dijo que está a punto de obtener su primer beneficio anual en Norteamérica, después de 17 años de intentos, gracias a la remodelación de su estrategia logística y de precios, introducida durante la pandemia, y al cese de los descuentos.

"Nuestros competidores ofrecen descuentos del 50 % o el 60 %, pero nosotros hemos dejado de hacerlo", aseguró Daisuke Tsukagoshi.

En su lugar, la empresa se ha centrado de nuevo en artículos de ropa básica, como loungewear, y en la gestión de inventarios, estableciendo un sistema de almacenamiento automatizado que vincula el inventario en sus tiendas físicas y en el e-commerce.


¿Un gran negocio?



Uniqlo también ha aumentado el uso del transporte aéreo, más caro, para acortar los plazos de entrega de los artículos más populares y evitar los atascos logísticos causados por la pandemia. Adidas y Lululemon Athletica son algunas de las empresas que han aumentado el uso del transporte aéreo para evitar los cuellos de botella de los puertos marítimos.

"Intentamos que los productos lleguen al almacén en el menor tiempo posible, aunque tengamos que usar el aire", explicó Tsukagoshi.

Fast Retailing no dijo cuánto ganará con sus 59 tiendas Uniqlo en la región, 43 de las cuales están en Estados Unidos y 16 en Canadá. La cifra será pequeña en comparación con los 290 000 millones de yenes (2100 millones de dólares o 2104,44 de euros) que los analistas encuestados por Refinitiv esperan que obtenga en beneficio operativo global para los 12 meses que terminan en agosto de las más de 3500 tiendas del grupo en todo el mundo.

Pero su base de clientes está disminuyendo en el envejecido Japón, y aumenta la preocupación sobre hasta qué punto puede depender de China como motor de crecimiento. Los analistas afirman que el hecho de que Fast Retailing pueda mantener su progreso en Norteamérica será un indicador clave de hasta qué punto puede acercarse a su elevado objetivo de superar a la española Inditex como principal minorista de ropa del mundo, fijado por su fundador y director ejecutivo, Tadashi Yanai.

"Uniqlo tiene mucho que demostrar en los próximos trimestres y años antes de que podamos confiar en que Norteamérica pueda sustituir con éxito a China como próximo mercado de crecimiento de Uniqlo", señaló el analista de LightStream Research, Oshadhi Kumarasiri, que publica en la plataforma Smartkarma.

El responsable de Fast Retailing en Norteamérica, Daisuke Tsukagoshi, de 43 años, pero ya veterano de la empresa desde hace 20, declaró a Reuters en una entrevista que Uniqlo aprovechó la pandemia como una oportunidad para "deshacer todo" y empezar de nuevo en Norteamérica. De manera crítica, Uniqlo detuvo casi todos los descuentos, esencialmente reentrenando a sus clientes para que se acostumbraran a los precios planos.

No está claro hasta qué punto las operaciones de la empresa se han beneficiado de que el yen cotice a su nivel más bajo en décadas. Los ingresos estadounidenses valen mucho en moneda japonesa, pero el coste de la compra de materiales en yenes es ahora mucho mayor.

"Lejos del almacén, las tiendas de la empresa parecen ir mejor y están más en sintonía con los gustos estadounidenses que antes", dijo Neil Saunders, analista de comercio minorista de GlobalData.

"Pero Uniqlo puede haber interpretado mal el mercado al renunciar a los descuentos", continuó.


"Los precios bajos son interesantes para el consumidor estadounidense y funcionan, pero a veces a la gente le gustan esas gangas y tener la sensación de que están haciendo un gran negocio... Y Uniqlo no ofrece precisamente eso", recalcó.


¿Es Xinjiang un riesgo?



Uniqlo, más conocida por sus prendas de lana y sus productos básicos de bajo coste, llegó a Norteamérica en 2005 y ahora planea abrir 30 tiendas al año hasta alcanzar las 200 en los próximos cinco años, saliendo de grandes ciudades como Nueva York y San Francisco para llegar a lugares más dispersos, como Texas y Florida.

La empresa estima que la región producirá 300 000 millones de yenes en ventas anuales para 2027, y pretende aumentar los márgenes de beneficio operativo hasta el 20 % desde el 5 % actual. El director regional, Tsukagoshi, afirma que esto será posible gracias a la reducción de los costes logísticos y de marketing, así como a la reducción de los alquileres más allá de las grandes ciudades.

Algunos se muestran escépticos.

Los objetivos de expansión y rentabilidad parecen "demasiado ambiciosos", ya que Fast Retailing no ha alcanzado el 20 % de márgenes ni siquiera en su mercado nacional, Japón, según el analista de LightStream Research, Kumarasiri.

Uno de los riesgos para los planes de la empresa podría ser su dependencia de la fabricación en China, donde han surgido problemas de derechos humanos en relación con la mano de obra y el algodón producido en la región de Xinjiang.

Aunque hasta ahora no ha habido señales de boicot por parte de los consumidores estadounidenses, Fast Retailing no ha desautorizado el uso de algodón de Xinjiang, a diferencia de sus rivales, como la sueca H&M.

Un cargamento de camisas de Uniqlo fue retenido en el puerto de Los Ángeles el año pasado por ser sospechoso de violar la prohibición del material.

Además, la fiscalía francesa abrió el año pasado una investigación sobre la empresa y otros tres minoristas sospechosos de ocultar "crímenes contra la humanidad" en Xinjiang. Los fiscales no respondieron a una solicitud de comentarios y no quedó claro en qué fase se encuentra la investigación.

La empresa ha negado las acusaciones y ha dicho que no tolera las violaciones de los derechos humanos entre sus proveedores y vendedores. China niega todas las acusaciones de abusos en la región.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.