×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
15 sept. 2022
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Tory Burch, Gabriela Hearst y Brandon Maxwell visten a las mujeres de la alta sociedad

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
15 sept. 2022

Aunque la moda se volvió más informal en la pandemia, la alta sociedad sigue existiendo y en Nueva York Brandon Maxwell, Tory Burch y Gabriela Hearst visten a sus miembros. Ninguno de ellos ha nacido en Nueva York, y todos hacen referencia a ideas del pasado. Sin embargo, en conjunto representan el espíritu de la "ciudad que nunca duerme", y a los neoyorquinos enérgicos, inspiradores y elegantes que, a su vez, inspiran.


Tory Burch: Elegancia estirada



"Quería capturar la energía de Nueva York de cuando me mudé aquí por primera vez en los años 90", ha explicado Tory Burch, tras un desfile de moda al atardecer.


Tory Burch - Primavera-Verano2023 - Ropa de mujer - Nueva York - © PixelFormula


La colección se presentó en un muelle del río Hudson, mientras el sol se ponía sobre los acantilados de la costa de Jersey y los transbordadores de cercanías agitaban el mar. Los influencers estaban en el séptimo cielo fotografiándose ya mucho antes de que apareciera alguna modelo.

La mejor idea de Burch fue estirar los tejidos alrededor del torso para aportar un aire extrañamente etéreo a la moda. Minifaldas con pliegues, tops semitransparentes, faldas transparentes y muchos looks que dejaban ver la ropa interior. Hace falta una buena figura para lucir varios de los looks, pero la elasticidad de los materiales probablemente haga que la ropa sea cómoda. Todo estaba confeccionado con tejidos lujosos: punto superfino, satén tecnológico y punto ingrávido.

Prendas deportivos y esbeltas, pero nunca excesivamente atléticas, como los leggings o las chaquetas de jogging bodycon, que añadían a las modelos un aire de seguridad en sí mismas.

"Trabajamos mucho con los fabricantes de tejidos para añadir más elasticidad, de forma que el material se estirara en múltiples direcciones. Eso era importante", explica Burch. Con un aspecto casi sobrenaturalmente joven ante sus tres hijos veinteañeros.

Todas las modelos, excepto una, llevaban zapatos planos, diseños de formas maravillosamente precisas, casi como objetos de arte surrealistas. Cortados con correas para los pulgares, de gran exactitud, probablemente sean una tendencia importante de la temporada. Al igual que sus bolsos de colores ácidos. 

Burch también ha recurrido al nuevo tono favorito de los neoyorquinos, el dorado, que se ve puede ver en gabardinas, faldas asimétricas metalizadas y sandalias. Quizás como muestra de la renovada confianza de los diseñadores en que la ciudad se está sacudiendo por fin lo peor de la pandemia.

Un estado de ánimo magnificado por la banda sonora, que incluye Tonight, Tonight de The Smashing Pumpkins, especialmente su famosa frase: “We’ll crucify the insincere tonight”. 

Muy apropiada para Burch, una diseñadora que siempre se mantiene fiel a sí misma y al ADN de su marca.


Gabriela Hearst: Safo en Brooklyn



Aunque se crió en Uruguay y al parecer vive ahora en Brooklyn, pocos diseñadores representan mejor la gran ciudad contemporánea de Nueva York que Gabriela Hearst.

Su alta sociedad no es apta para cobardes. Mezcla toques étnicos latinoamericanos con ideas conceptuales con resultados generalmente hermosos. Como en esta colección y en este desfile.


Gabriela Hearst - Primavera-Verano2023 - Ropa de mujer - Nueva York - © PixelFormula


El lugar elegido para el desfile fue el Angler Fish Building del Brooklyn Navy Yard, una gigantesca ruina de hierro corrugado en cuyos suelos se pintaron tres enormes rayas doradas. El punto de partida de Hearst para la colección fue un collage abstracto realizado en abril, y las rayas doradas constituyeron el lugar ideal para el Resistance Chorus, un grupo coral de 20 personas que actuó con una gran pasión. Este grupo de mujeres y cantantes no binarios (músicos de gira, actores de cine y televisión, intérpretes de Broadway, artistas solistas, cantantes de góspel, activistas políticos y más) cantó un clásico del góspel "This Joy I Have", mientras los modelos desfilaban.

El otro tema principal de Gabriela fue Safo, la poetisa lírica del mundo antiguo, cuya poesía sobre la poderosa Afrodita sigue siendo muy admirada.

El resultado fue una serie de vestidos contorneados, algunos acabados con pechos y pecheras de oro. Otros vestidos lenceros estaban confeccionados completamente en napa dorada.

Todo ello combinado con sandalias, habitualmente con adornos dorados. También vimos un traje para hombre realizado íntegramente en oro amarillo, curiosamente el color de la temporada este año en Nueva York.

Gabriela crea un traje maravilloso, con chaquetas profundas recortadas con barras metálicas de oro rosa y pantalones cortados como una estrella de discoteca de los 80. Jugó con el cuero fruncido en corpiños ajustados con mangas que sobresalían de forma abstracta. Luego añadió algunas de sus referencias a los ponchos uruguayos, tejidos a mano en cachemira gruesa o lana merino fina.

En sus notas del programa, muestra abiertamente su preocupación de no estar avanzando en la dirección correcta, de que su musa la tuviera en el camino correcto, antes de admitir.

"Mi equipo es muy leal y estoy muy agradecida por esa confianza, van a donde yo señale. El 6 de septiembre, una semana antes del desfile, me di cuenta de lo que acababa de ocurrir. Sentí un rechazo atípico a la colección de una forma que jamás había sentido antes. Luego, cuando los ojos confiados de Camilla la miraron con aprobación, me di cuenta de que esta vez había nadado un poco más profundo. Existe la vulnerabilidad de sentirse expuesto pero, una vez más, no hay nada que ocultar".


Brandon Maxwell: Lila en Christie's



Nacido en Texas, pero afincado en Nueva York, Brandon Maxwell es el destino de una tribu de Manhattan conocida como las "Ladies who Lunch" (las damas que almuerzan).


Brandon Maxwell - Primavera-Verano2023 - Ropa de mujer - Nueva York - © PixelFormula


En último lugar, y quizás sí menos importante en esta categoría de "mujeres bien", tenemos a Maxwell, cuyo desfile no consiguió destacar demasiado. Hasta el escenario, un sótano de color lila situado en el interior de Christie's en el Rockefeller Center, parecía somnoliento.

Una colección bonita, pero sin mucha clase, con demasiados tops de lentejuelas, blazers y cárdigans de oropel.

Sus característicos vestidos camiseros eran frescos, igual que varios pantalones cargo de corte muy actual, pero daba la sensación de ser un paso atrás para un diseñador que suele tener mucha más seguridad.
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.