×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
21 ene. 2018
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Thom Browne: muy raro y muy Thom

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
21 ene. 2018

"Siempre ha girado en torno a mis básicos; el traje de franela gris o el traje de corte americano, pero esta temporada con una pequeña diferencia", declaró Thom Browne entre risas tras su desfile celebrado el sábado por la mañana en París e inspirado en bosques fantásticos.


Thom Browne - Otoño 2018 - PixelFormula



A Browne siempre le han gustado las escenas invernales y los sacos de dormir de estilo militar; y este fin de semana ha combinado ambos elementos colocando un montón de catres en un bosque de abedules plateados en el escuela de Bellas Artes.
 
Su colección otoño 2018 también hacía inevitable recordar la cantidad de influencia que tuvo Browne en la moda masculina. Desde inventar el "Little Boy suit" a reinventar el plumífero y convertirlo en una prenda con clase; además de seducir al público millenial con su vestuario clásico y excéntrico. Thom Browne ha sido siempre un líder en el mundo de la moda. Y su última colección no es una excepción; Browne juega con los códigos de la ropa deportiva tradicional, ya sea imaginando magníficos abrigos de punto Aran o diseñando una clásica chaqueta de críquet de rayas atrevidas pero elaborada con nailon acolchado. Por no hablar de sus abrigos largos con capuchas de piel de cordero, atravesados por sus clásicas rayas en rojo, blanco y azul, pero esta vez utilizando el poliéster, al igual que en las enormes bufandas que dejó en la silla de cada invitado.

Al tratarse de un desfile de Browne, era inevitable encontrar una cierta atmósfera de decadencia sofisticada. Todos los modelos se quitaron sus trajes y volvieron a aparecer con monos de abuelo de color gris claro para meterse en sacos de dormir gigantes, todos ellos cubiertos con un diseño de traje gris. Como si la actuación no fuera lo suficientemente extraña, dos modelos masculinos vestidos de institutrices, con hábitos largos y hiyabs de punto de Aran, salieron también para arropar a los hombres acostados. Todo muy raro y con un halo de falsa inocencia, y muy propio de Thom Browne.
 
"No me interesa presentar solo una serie de looks. Creo que un desfile tiene que ser algo extraordinario. La gente espera algo inesperado de mí. ¿No?" No?” explicaba el diseñador en el backstage de la escuela de arte.

 

 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.