×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
17 nov. 2022
Tiempo de lectura
6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Thierry Mugler y Buccellati protagonizan una particular noche en el museo

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
17 nov. 2022

El ingrediente secreto de una fiesta siempre es un lugar después de la hora de cierre. Al menos en el caso de dos eventos que se celebraron en Nueva York un martes por la noche. Uno transportó a sus invitados al majestuoso Museo de Arte de Brooklyn, la segunda galería más grande de Nueva York en un edificio de Bellas Artes. En el otro, los invitados pudieron contemplar de noche el Museo Whitney, trasladado al Meatpacking District desde 2014.


Interior de la inauguración del Museo de Brooklyn para Thierry Mugler: Couturissime - Courtesy


El Museo de Brooklyn acogió la quinta parada de la gira mundial de la retrospectiva de la obra del fallecido diseñador, 'Couturissime', que cuenta con más de 150 diseños que han lucido famosas como Lady Gaga, Liza Minnelli, Celine Dion y Beyoncé.

La exposición también incluye fragmentos de películas y trajes usados en el videoclip Too Funky de George Michael, y La Tragédie de Macbeth realizada por la producción de la Comédie-Française de 1985 en el Festival de Avignon en Francia. En una entrevista concedida en 2019, Mugler dijo en relación con un artículo anterior de The Hollywood Reporter: " Representé mi primer Macbeth a los nueve años con unos amigos míos, ¡y nunca dejé de hacerlo! Ser bailarín profesional de ballet me ayudó a ser consciente del cuerpo, y desde entonces, he seguido dirigiendo".

También relató su amor por el vestuario y la gran pantalla. "De niño, me escapaba del colegio para ir al teatro y me pasaba todo el día mirando la pantalla de cine", relataba en 2019. "Sé que eso fue lo que me proporcionó el sentido de la estética y la puesta en escena. En aquella época, Hollywood giraba en torno a la perfección, desde las actrices hasta los directores, pasando por los diseñadores de vestuario y los escenarios. En el momento de llevar a escena mis propias bellezas en desfiles y vídeos, quería hacer realidad mis sueños. La vida es, sin lugar a dudas, un escenario".

Para celebrar el estreno en Nueva York, cuna de gran parte de la escena nocturna underground de los años 80 y 90, la legendaria anfitriona de la fiesta, Susanne Bartsch, dispuso a los artistas de la noche y al grupo de personalidades que asistieron.

Los invitados se dirigieron al Patio de Bellas Artes, iluminado en el azul característico de la marca, para ver a Amanda Lepore encarnando a Marilyn Monroe en una sensual actuación de burlesque y otra de Joey Arias, un icónico artista de cabaret drag que está estrechamente relacionado con Klaus Nomi y su patrimonio. Bartsch se encargó de que bailarines e intérpretes se hicieran eco del espíritu del alma del diseñador y de su vida nocturna.


Amanda Lepore en Thierry Mugler: Couturissime en la inauguración de la exposición en el Brooklyn Museum - BFA


Además, un cuarteto de bailarinas con coletas altas vestidas con trajes muy sexys con la licra de Mugler como protagonista bailaron sobre el escenario del DJ y, a continuación, se proyectaron en silueta detrás de una pantalla de malla azul. Un bailarín de burlesque, Làszlò Major, ofreció una impresionante y valiente actuación que incluía ballet, burlesque y una barra, que sorprendió por su capacidad física y porque no dejaba nada a la imaginación. También disfrutamos de espontáneos paseos por la pasarela de otro grupo de juerguistas y bailarines de vogue, que, en la mayoría de los casos, iban ataviados con trajes muy creativos y a medida que salvaban la distancia entre el disfraz y la moda.

Además del maravilloso equipo de la noche, otros de los invitados que asistieron fueron Kylie Jenner, Marc Jacobs, Laverne Cox, Lourdes Leon, Julia Fox y el director creativo de Mugler, Casey Callwader, que participaron en la exposición y los festejos. Dianne Brill, elemento fijo de la escena nocturna de Nueva York desde que se mudó a la ciudad después de vivir en Suiza, hizo una aparición especial con el diseñador de moda y vestuario de Los Ángeles, Michael Schmidt.

"Vi la exposición en París cuando Manfred (Thierry se cambió el nombre en 2002 por el de Manfred) estaba allí. El espacio que tenemos aquí es excepcional; es mucho más grande y con techos más altos. Los comisarios Thierry-Maxime Loriot, del Museo de Bellas Artes de Montreal, y Matthew Yokobosky, del Museo de Brooklyn, han hecho un trabajo estupendo", declaró Brill a FashionNetwork.com.

El icono de la vida nocturna y musa recordó su relación con Mugler. "Desfilé en todos sus desfiles durante nueve años, excepto cuando estaba embarazada. Al volver a ver los vídeos, que son muy buenos y poco convencionales, me preguntaba 'qué se te pasaba por la cabeza mientras desfilabas'", rememoró.


Interior de la exposición 'Couturissime' de Thierry Mugler en Nueva York - Courtesy


"Me dio un personaje y una línea, y yo me puse el traje y lo hice. Fue su dirección la que me permitió expresarme. Creo que por eso se mantienen mis pases. Él apreciaba lo que yo era; quería eso pero con esteroides", dijo.

"Es puro fandom. El intríngulis de Mugler era su habilidad tecnológica para hacer avanzar el arte de la moda, algo que nadie había hecho hasta entonces con técnicas industriales. La belleza consistía en tomar energías extremadamente masculinas, hacerlas completamente femeninas y exaltarlas por medios masculinos para crear supermujeres. Es mi héroe", afirmó Schmidt, que ha creado looks para Lady Gaga, Cher, Beyoncé, Madonna y Dita Von Teese, entre otras.

Una de las decepciones que vivió Brill fue perder el vestido que le hizo el diseñador para una colección de aniversario. "Tenía que subirme a una estrella colgante. Pude haberme matado", dijo, recordando que la plataforma sobre la que tenía que estar era del tamaño de una bandeja.

"El vestido era tan ajustado que no podía doblar más que las rodillas, así que para hacer el cambio de vestuario, había un tipo grande esperándome. Me pusieron el vestido, salté a sus brazos y me levantó por las escaleras de la plataforma", recordó.

"Ese vestido no está expuesto porque lo lleva Kylie Jenner esta noche; es la primera persona después de mí que lo lleva", continuó entre risas aludiendo al vestido de cristal de Marilyn Monroe que llevó su hermana, Kim Kardashian, a la Gala del Met.

En el centro, con muchos de los mismos invitados a la fiesta, la firma italiana Buccellati celebraba el lanzamiento mundial de su última colección de alta joyería, 'Macri Color'.

"Se trata de una de las colecciones más vendidas realizada en honor a mi tía María Cristina. Ha ido evolucionando de una manera más moderna y de tendencia, utilizando piedras de colores de zafiro azul, zafiro rosa, kunzita, amatista y aguamarina", señaló Lucrezia Buccellati, codiseñadora y embajadora de la marca en Estados Unidos

"Lo que caracteriza a esta colección son las piezas mucho más grandes y las ediciones limitadas", añadió.


La nueva colección Macri Color - Buccellati


Su padre, Andrea Buccellati, diseñador creativo, coincidía.

"Hacía mucho tiempo que no hacíamos un lanzamiento en Estados Unidos, uno de nuestros mercados más fuertes. Las piedras de colores y nuestra firma de metal grabado encajan perfectamente con el gusto del cliente estadounidense, por eso escogimos Nueva York como primer parada para el lanzamiento mundial", destacó el mayor de los Buccellati, añadiendo que le alegraba ver el repunte en Madison Avenue (donde la firma tiene una tienda insignia) desde su última visita la primavera pasada.

"Veo ahora muchos proyectos de tiendas nuevas y movimiento en la avenida, parece que vuelve a tener vida", agregó, señalando que en 2022 abrieron tiendas insignia en South Coast Plaza y Las Vegas hasta logran un total de ocho ubicaciones.

Invitadas de la talla de Tina Leung, Talita von Fürstenberg, Kelly Killoren Bensimon y Sophie Sumner se mezclaron con los sonidos de la DJ y modelo Wemi-Mo, contemplando las vitrinas de joyas decoradas con flores y llenas de color, con un vídeo como telón de fondo que mostraba a los artesanos trabajando en la creación de joyas y una vista del río Hudson.

La espectacular vista del río era negra, salvo por la larga "W" de neón del hotel que lleva el mismo nombre en Nueva Jersey. Sin embargo, el público, como sugirió el mayor de los Buccellati, renegó en algunos casos del negro básico de Nueva York, para lucir verdes maravillosos, cálidos tonos canela y blancos brillantes.
 

Copyright © 2023 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.