×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
26 feb. 2020
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Rivolta Femminile en Dior

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
26 feb. 2020

En Dior, es hora de volver a lo básico, pero más a la juventud de Maria Grazia Chiuri que a la infancia parisina de Christian Dior. Una colección que es tanto comercial como elegante para el próximo otoño- invierno.


Dior - otoño/invierno 2020 - Prêt-à-porter femenino- París - © PixelFormula


A pesar de su nostalgia, el desfile no era nada anticuado. La colección evocaba a las mujeres emblemáticas de los años sesenta y setenta, pero también a los fotógrafos italianos que las llevaron a la posteridad, inyectando elementos del vestuario personal de Maria Grazia Chiuri: jeans, cuadros gráficos, vestidos translúcidos y botas de trabajo.

El desfile comenzó con un magnífico traje de inspiración masculina, que parecía sacado del diario de una adolescente,  y luego continuó con un vestido perfectamente cortado que revelaba un escote profundo y una cintura fina, marcada por un cinturón con el monograma “CD”. Llevado con resistentes botas militares, el look recordaba los años jóvenes de la diseñadora, cuando desarrolló su propio universo estético y comenzó a expresarse a través de la moda.

Durante un encuentro con la prensa italiana unas horas antes del evento, la diseñadora también volvió a varios episodios de su juventud. Cuando Maria Grazia Chiuri le pidió permiso a su madre para inscribirse en una escuela de arte, decidió enviarla a la universidad más estricta de Parioli, el barrio favorito de la alta burguesía romana.

Su última colección para Dior podría leerse como respuesta a esta pequeña traición. Maria Grazia Chiuri se divirtió subvirtiendo el vestuario más clásico, agregando un toque de impertinencia: desde una chaqueta masculina con una sensual falda plisada y botas de montaña, hasta una chaqueta de motorista de cuero contrarrestada por una elegante corbata de estudiante. Una corbata de seda negra sobre una blusa transparente y un sujetador con el logo. La visión de Dior está llena de ligereza, pero también de control. La mayoría de las modelos llevaban pañuelos en la cabeza, boinas o gorras de vendedores de periódicos.


Dior - otoño/invierno 2020 - Prêt-à-porter femenino - París - © PixelFormula


Esta temporada, la directora artística de Dior quiso variar las longitudes hasta el infinito. Algunos mini-vestidos (ideales para bailar en el famoso Piper Club de la Ciudad Eterna), también algunos vestidos hasta la rodilla para conocer a los autores mencionados en el programa del desfile. Algunas faldas cortadas a media pantorrilla, asociadas esta temporada a zapatos de construcción muy ergonómicos o zuecos en cuero gris claro “Dior”. También suntuosos vestidos largos de punto, decorados con mosaicos.

Maria Grazia Chiuri también ofreció espléndidas piezas con flecos, abrigos a cuadros, faldas de lana para delegadas de clase, vestidos de noche al estilo “Dolce Vita”... Completamente en sintonía con los desfiles de moda milaneses, donde una de cada dos colecciones desbordaba flecos.

“Honestamente, no esperaba ver todos estos flecos en absoluto. Pero realmente me gustan”, confesó sonriendo.

El desfile se llevó a cabo bajo una carpa gigante con localizaciones agotadas, construida en el jardín de las Tullerías por el colectivo Claire Fontaine, que bordó las paredes con letreros brillantes y coloridos. Sobre ellos, se podían leer una serie de consignas feministas: “Women Raise the Uprising” (“Las mujeres hacen las revueltas”), “Women are the Moon that Moves the Tides” ("Las mujeres son la luna que mueve las mareas”), “Patriarchy = Climate Emergency” (“Patriarcado = emergencia climática”) o “When Women Strike the World Stops” (“Cuando las mujeres se ponen en huelga, el mundo se detiene”).


Dior - otoño/invierno 2020 - Prêt-à-porter femenino- París - © PixelFormula


Entre todos los shows, nuestros paneles de inspiración favoritos pueden ser los de Maria Grazia Chiuri. En el mood board de esta colección había una gama completa de mujeres emblemáticas, desde las intelectuales Palma Bucarelli y Carla Accardi hasta las bellezas icónicas de la época, Brigitte Bardot, Jane Birkin y Bianca Jagger en cabeza.

La pasarela estaba cubierta con miles de copias del periódico Le Monde recubiertas con silicona, a riesgo de ofender a los periodistas rivales de Le Figaro. La banda sonora comenzó con Ryuichi Sakamoto y terminó con “Ancora Tu” de Roísín Murphy. El acompañamiento ideal para este suntuoso y comprometido desfile.

Siempre por delante en el campo de las redes sociales, Dior invitó a Taylor Hage, una estrella de TikTok, “un TikToker” como dicen en la prensa, que tenía honores de primer rango. A su lado estaba la youtuber Liza Koshy, activista por la educación de las mujeres y amiga de Michelle Obama, que también hizo el viaje.

En resumen, el desfile expresó un punto de vista comprometido: Maria Grazia Chiuri sabe cómo poner la moda al servicio de sus convicciones feministas, sin tambores ni trompetas. Aunque la colección en sí no era la más memorable de la diseñadora, que tal vez parecía estar en un terreno demasiado familiar, contenía algunas hermosas visiones de moda y mantenía a Dior en sintonía con los tiempos.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.