×

Richemont se alía con Alber Elbaz

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
today 27 oct. 2019
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Albert Elbaz se une al grupo Richemont. El diseñador, cuyo regreso desde su salida de Lanvin era muy esperado, y el gigante suizo de lujo, anunciaron el viernes 25 de octubre la creación de una empresa conjunta llamada AZfashion.


Alber Elbaz



“Cuando escucho a Alber Elbaz describir su visión de la moda y los proyectos que le inspira, me sorprende nuevamente su creatividad y perspicacia. Su talento e inventiva, su sensibilidad hacia las mujeres y su bienestar, son de gran valor para nuestro grupo y sus casas”, explicó en un comunicado Johann Rupert, presidente del consejo de administración del grupo.

Por su parte, el diseñador, que ha firmado varias colaboraciones en los últimos meses, explicó que está muy feliz de colaborar con Richemont para establecer su Dream Factory, que se dedicará a encontrar soluciones para las mujeres de hoy en día.

Un nuevo proyecto creativo femenino, por lo tanto, y una buena captura para Richemont, ya que el regreso del diseñador, ahora de 58 años, era muy esperado. Durante los últimos cuatro años desde que dejó Lanvin, Alber Elbaz ha multiplicado colaboraciones sin encontrar un proyecto que sea lo suficientemente atractivo.

Tocando todos los palos, presentó este verano una colaboración con el diseñador de calzado italiano Tod's. Anteriormente, había firmado una colaboración de bolsos para LeSportsac, trabajó con Converse en Japón en el lanzamiento de "Avant Converse", una nueva línea de zapatillas de alta gama, y participó en la confección del perfume Superstitious para Editions de Parfums Frédéric Malle.

Nacido en Casablanca en 1961, criado en Israel, graduado del Shenkar College en Tel Aviv y formado en los Estados Unidos, donde fue la mano derecha del diseñador estadounidense Geoffrey Beene durante siete años, Alber Elbaz llegó a Francia en 1996 para tomar la dirección artística de Guy Laroche. Pasó allí un año, tiempo suficiente para hacerse notar en París y ser reclutado en Yves Saint Laurent para ocuparse del prêt-à-porter femenino. Salió de esta casa dos años después, sustituido por Tom Ford, que llegó con motivo de la compra de la marca por parte del antiguo Grupo Gucci (Kering).

Después de una temporada en Krizia, el diseñador tomó en 2001 el timón de la Maison Lanvin, llamado por su nuevo propietario, Shaw Lan Wang. En una ruptura con la administración de la compañía, lo echaron en octubre de 2015. Su partida provocó una gran sorpresa en el mundo de la moda. En 14 años, el diseñador cosmopolita fue capaz de crear un estilo, un look, una elegancia francesa, que había dado una nueva notoriedad y éxito a la casa de lujo parisina ultra centenaria.

Esta asociación con Richemont se anuncia, de hecho, como el regreso al frente de la moda del creador. Aunque el grupo de Ginebra no ha dado más detalles sobre este proyecto, al que misteriosamente llama "una puesta en marcha dinámica e innovadora, pensada para convertir los sueños en realidad", confirma en cualquier caso su intención de invertir en su división de moda.

Esta es la más pequeña de Richemont, ya que aporta menos del 15 % de sus ingresos, mientras que más de la mitad de su facturación se destina a la joyería, principalmente a través de las casas Cartier y Van Cleef & Arpels, y sus ventas en relojería.

Casualmente, este anuncio se produce al tiempo de la salida de Eric Vallat. El director de moda y accesorios, que forma parte de la división que agrupa a las casas de moda del grupo como Chloe y Alaïa, hizo de este viernes su último día en el número 2 mundial de lujo, que cuenta también en su portfolio con las marcas Dunhill, Montblanc, Serapian y Peter Millar.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.