×
Publicado el
3 jun. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Puig negocia la compra de Charlotte Tilbury por 1000 millones de dólares

Publicado el
3 jun. 2020

El grupo catalán saca la cartera. Y está listo para poner sobre la mesa 1000 millones de dólares (891,2 millones de euros) para hacerse con la firma británica de maquillaje y cosmética Charlotte Tilbury, conocida internacionalmente gracias a su fundadora de mismo nombre y a su popularidad entre celebridades y prescriptoras del sector. La operación, cuya magnitud contrasta con la situación actual de la economía mundial provocada por el coronavirus, podría cerrarse a lo largo de esta semana.


Charlotte Tilbury



Para esta adquisición, la sociedad familiar Puig se ha aliado con la firma de inversión presidida por Byron Trott, BDT Capital Partners, según ha desvelado Bloomberg. Por su parte, Charlotte Tilbury debería conservar una participación minoritaria en la marca de maquillaje fundada en 2013. Tal y como detalla el medio americano, en la carrera por la adquisición de Charlotte Tilbury también habrían participado otros grandes gigantes del sector como el conglomerado de gran consumo Unilever, la compañía americana Estée Lauder o la japonesa Shiseido. Contactadas por FashionNetwork.com, ni Puig ni Charlotte Tilbury han comentado estas informaciones por el momento.

Popularizada por personalidades como la modelo Karlie Kloss o la actriz Penélope Cruz, la marca nicho está posicionada en un segmento joven y precios medios, presentando una distribución a través de alrededor de 70 países, con presencia en grandes espacios como Sephora (propiedad del grupo de lujo LVMH). Con más de 3,5 millones de seguidores en su perfil de Instagram, el éxito social de la marca radica en sus colaboraciones con estrellas, influencers o maquilladores mediáticos, así como en un contenido cercano de tutoriales o pruebas de producto y en el rol estrella de su fundadora pelirroja.

Esta compra supondrá el primer gran paso de Puig en el mundo de la cosmética y el maquillaje, puesto que hasta ahora el grupo se ha especializado en el desarrollo y la distribución de perfumes propios como Agua Brava, L'Artisan Parfumeur o Eric Buterbaugh Los Angeles, además de contar con las licencias de las fragancias de Christian Louboutin, Comme des Garçons Parfums, Adolfo Domínguez o Prada Parfums, entre otros. Asimismo, el conglomerado catalán también cuenta en su cartera con las marcas de moda Paco Rabanne, Nina Ricci y Carolina Herrera, para las que también desarrolla su negocio de perfumes.


Charlotte Tilbury, fundadora de la marca - Charlotte Tilbury



Si bien la empresa española anunció el pasado año la compra de participaciones minoritarias en la compañía colombiana Loto del Sur y en la india Kama Ayurveda, su último gran movimiento no fue otro que la adquisición de una participación mayoritaria de la firma de moda belga Dries Van Noten en junio de 2018, manteniendo al diseñador como director artístico y propietario de una participación minoritaria del capital.

Esta estrategia de expansión de su negocio es fruto de las buenas cuentas de la familia Puig. Sin ir más lejos, el grupo con sede en Barcelona vivió un año récord en 2018, cuando elevó sus ventas a 1933 millones de euros y un beneficio neto de 242 millones de euros. Por aquel entonces, la compañía anunciaba su objetivo de conseguir que tanto Paco Rabanne como Carolina Herrera eleven sus respectivas facturaciones a 1000 millones de euros para 2025, cuando el conglomerado debería aspirar a ventas totales de alrededor de 3000 millones de euros. Por su parte, la marca de maquillaje de Charlotte Tilbury, que en 2017 vendió una participación minoritaria a Sequoia Capital, firmará una de las mayores transacciones recientes en el sector, después de que el grupo Coty se hiciese con un 51 % de Kylie Cosmetics por 600 millones de dólares a finales del año pasado.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.