×
Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
18 ene. 2022
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Pierre Cardin planea volver a París después del fallecimiento de su fundador

Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
18 ene. 2022

La firma de lujo Pierre Cardin volverá a la Semana de la Moda de París en un intento de dar nueva vida a la marca, dijo a la AFP su nuevo jefe, a más de un año del fallecimiento de su legendario fundador.


Uno de los últimos shows de Cardin en el Teatro Chatelet, en París, en septiembre de 2020 - AFP


El famoso modisto falleció en diciembre de 2020, a la edad de 98 años, después de haber construido un imperio comercial enormemente rentable, otorgando licencias de su nombre en todo el mundo.

Él permaneció en el centro de atención hasta el final, con shows de gran éxito en Rusia, Kazajistán e incluso en la Gran Muralla China en los últimos años de su vida.

Pero Cardin se mantuvo alejado del calendario oficial de la moda en sus últimas dos décadas, y eso es algo que su sobrino y sucesor elegido cuidadosamente, Rodrigo Basilicati-Cardin, quiere cambiar.

"Pierre quería ser libre", afirmó Basilicati-Cardin a la AFP en una entrevista antes de la última Semana de la Moda de París, que comienza este martes.

"A medida que se acercaba a su 80 cumpleaños, dijo que había muchos diseñadores jóvenes que necesitaban ser parte de la Semana de la Moda y que no quería interponerse en su camino", añadió.

Pero Basilicati-Cardin aseguró que es hora de relanzar la marca.

El primer paso es un desfile conmemorativo especial dedicado al fundador de la marca el 28 de enero, al final de la Semana de la Alta Costura.


Fuera de lo común



“Queremos volver a la Semana de la Moda, al menos una vez al año... Necesitamos la publicidad”, insistió el nuevo CEO.

“Mi tío hizo mucho y la publicidad le vino de forma natural. Pero dedicó la última parte de su vida a la creatividad, no a la distribución”, agregó.

Cardin ayudó a revolucionar la moda en los años 60 y 70 con diseños audaces y futuristas que aprovecharon el gusto por la era espacial.

No en vano, el show de homenaje será presentado en el Museo del Aire y el Espacio, en las afueras de París.

"Queríamos que el tema fuera el espacio exterior para evocar los años 60, cuando Pierre Cardin quería vestir al tipo de persona que viaja en naves espaciales", mencionó su sobrino.

"Fue el primero, y el único, que se atrevió a hacer eso junto con Andre Courreges, y fue criticado por todos en ese momento", continuó.

Pero a partir de los 70, Cardin comenzó a otorgar licencias de su marca a cientos de otras empresas y productos, desde mezcladores de alimentos hasta contestadores automáticos y sardinas enlatadas.

Fue una estrategia inmensamente rentable, y de la que Cardin nunca se arrepintió. Le dijo al New York Times en 2002: "Durante la guerra, hubiera preferido oler el aroma de las sardinas que el del perfume".

Pero para algunos, estos acuerdos de licencia también redujeron el atractivo de la marca, ya que su nombre estaba impreso en ropa barata en todo el mundo.


“Cierta sencillez”



Basilicati-Cardin, ingeniero y diseñador gráfico de formación, fue elegido por su tío para tomar las riendas en 2018, habiendo trabajado junto a él desde los 90, principalmente en accesorios.

"Realmente le gustaba una cierta sencillez, el amor por la curva. Me explicaba cosas que yo estaba haciendo instintivamente", dijo Basilicati-Cardin.

Ahora CEO, todavía diseña gafas y elige ideas para desarrollar en futuras colecciones.

"En un diseño de 50, encuentro algo nuevo y me pongo con ello", indicó.

Pero reconoce la necesidad de "rejuvenecer" la histórica marca, quizás con un nuevo grupo de diseñadores externos.

Nunca olvidando a su legendario fundador: hay planes para otra gran conmemoración en julio, para conmemorar el centenario de Cardin, esta vez quizás en Venecia.

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.