×
Por
EFE
Publicado el
3 mar. 2022
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Piel, minifaldas y volúmenes en la pasarela de Rochas y Courrèges

Por
EFE
Publicado el
3 mar. 2022

Las prendas de piel, las minifaldas y los abrigos voluminosos serán las tendencias favoritas de la próxima temporada invernal, según marcaron este miércoles en la pasarela de París las firmas Courrèges y Rochas, que reinterpretaron sus códigos, sesenteros y románticos.


Courrèges - Otoño- Invierno 2022 - Womenswear - París - © PixelFormula


Courrèges sigue cosechando éxitos de la mano del diseñador Nicolas di Felice, que recuperó las chaquetas de vinilo y los pantalones de piel, pero también la minifalda que ayudó al fundador de la marca, André Courrèges, a adquirir fama mundial en los años sesenta.

Las minifaldas ahora no tienen forma de trapecio, sino que se reducen a un ajustado trozo de tela, de talle bajo, con cuerdas en el lateral como cierre.

Esta escasez de tejido contrasta con los voluminosos abrigos de la firma, con mangas abultadas, que el diseñador combinó con altísimas botas mosqueteras de piel y reforzadas, como si llevaran rodilleras.

Chaquetas masculinas, pero también abrigos tipo anorak en una reducida gama cromática: blancos, negros y burdeos colorearon esta colección otoño-invierno 2022/23, presentada en la tercera jornada de la Semana de la Moda de París.

Según se vio en la pasarela de Courrèges, las gorras se convertirán en el accesorio por excelencia, capaces de acompañar desde pantalones de corte recto y bajo "evasé", hasta los maxivestidos de noche, realizados en malla y con grandes aperturas en espalda o cortes simétricos a los lados.


Rochas - Otoño- Invierno 2022 - Womenswear - París - © PixelFormula


Este miércoles fue también el turno de Rochas, que transformó su conocido estilismo romántico en una pasarela un tanto gótica, dominada por el negro y con toques discretos de blanco en camisas voluminosas, cuellos exagerados y volantes.

Destacaron las botas altas con tachuelas que contrarrestaron el romanticismo de los plisados, las faldas largas y las camisas vaporosas, que se alargan sobre pantalones como una cola.

El desfile se celebró en el Palais de Tokyo, que acoge el museo de arte moderno y contemporáneo de París, al ritmo de una música grave y melancólica.

Destacaron también los accesorios, como unos gigantescos entramados de piel metalizados colocados en el brazo como brazalete, y las uñas postizas, larguísimas y exageradas, como garras.

Rochas prefirió apostar para la próxima temporada por faldas a media pierna, que recreó en una serie de estilos muy diversos, con plumas, volúmenes tipo globo, plisados, apliques metalizados y encajes.

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.