×
Publicado el
1 jul. 2021
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Maco Calderón reivindica la nobleza de los Andes con su firma de moda en París

Publicado el
1 jul. 2021

Nacer en un país multicultural como Perú puede ser una gran inspiración en el universo de la moda y un elemento diferenciador, sobre todo si se quiere seguir el camino de la sostenibilidad. El diseñador Maco Calderón, cuyos padres provenientes de los Andes se instalaron con sus siete hijos en la capital, sabe lo que es vivir entre dos mundos. Su marca homónima fundada hace cinco años en París, ciudad en la que reside, visibiliza la cultura quechua y le da un toque contemporáneo.

Maco Calderón


Durante su infancia, las idas y venidas a San Pedro de Cajas, una pequeña localidad de la región central de Junín en la que vivían sus abuelos maternos, hizo que estuviera en contacto con un paisaje natural impresionante, donde reinaban las montañas, o “Apus”, como se les conoce en la cultura andina. Su abuelo era un chamán, quien además tenía varios oficios más, mientras que entre las especialidades de su abuela se encontraba elaborar textiles y alfombras en lana de llama. Desde muy pequeño pudo ver de primera mano que al ir a las ferias en comunidades aledañas, los productos que tejía su abuela recibían un pago muy por debajo de lo que realmente costaban. Asimismo, su madre, una mujer que solo hablaba quechua a su llegada a Lima, también le contó la discriminación que sufrió por sus rasgos indígenas y por lucir sus coloridas polleras (faldas), un look que tuvo que cambiar para encajar mejor en la capital.

“Con todos estos recuerdos dije: ‘quiero hacer una marca inspirada en la cultura andina’. Pero que sea una marca adecuada y correcta, que no puedan decir que no es de calidad… Me he dado el tiempo de que las realizaciones sean perfectas, que mi comunicación, que mis imágenes sean coherentes con lo que hago, ya que para mí es una reivindicación de la cultura andina, pero al mismo tiempo es una visibilización de esta cultura ya que estoy en Europa. Pienso que es una forma de agradecer y revalorizar a mis abuelos y a los abuelos de mis abuelos”, manifestó Calderón a FashionNetwork.com.


Un vestido a crochet de la colección Holismo primavera- verano 2021 - Maco Calderón


Cuando tenía 24 años abandonó la contabilidad para hacer un viaje al interior de su país y encontrar maravillas textiles que lo impulsaron a estudiar moda, primero en Argentina, luego en Lima y, finalmente, en Francia. Ya instalado en París, supo que lo suyo tenía era poner en el escaparate internacional los finos materiales y sabiduría milenaria de su país de origen. Es así, que dos veces al año, ofrece una reducida colección donde destacan las finas fibras de alpaca mezcladas con el algodón, la seda o el lino.

“Quería fibras nobles. Es por eso que uso la alpaca. He investigado mucho sobre la alpaca. Ahora en París soy la imagen de la alpaca como diseñador y doy charlas en escuelas de diseños de moda para que en el futuro puedan usar esta fibra”, detalló.

Este camélido andino vive en temperaturas extremas, entre 4000 y 5000 metros de altura, por lo que su pelaje tiene particularidades que lo convierten en una fibra de lujo.

“A pesar de ser casi tres veces más delgada que un cabello humano, (la fibra de alpaca) tiene esa característica que la hace única, es que dentro de ese pelo tiene cápsulas de aire que hace que sea termodinámica”, dijo Calderón, quien explicó que eso hace que mantenga el calor o el frío y que sea respirable.


Un poncho hecho en baby alpaca - Maco Calderón


Su indumentaria, tanto para hombres como para mujeres, propone prendas hechas a mano en tallas únicas, que convienen a múltiples morfologías debido a que sus siluetas suelen ser holgadas y minimalistas. De esta forma se puede encontrar en su e-shop un abrigo palo rosa a 360 euros hecho en baby alpaca, un poncho tejido en intarsia a 350 euros, un top de macramé hecho con hilos de algodón en color crudo a 120 euros o un vestido en tonos tierra a crochet por 279 euros. Todo esto, elaborado en pequeñas cantidades por artesanos peruanos especialistas en telares, tejidos y otros.

“Para continuar siendo coherente con mi discurso de la moda humana, que es la moda andina, todo se realiza en Perú. Una de las cosas que es importante para mí es la energía que uso para crear mis prendas de vestir. Eso está ligado al hecho de la mano de obra y las personas. En la cultura andina todo es energético. Todo se hace en Perú para guardar esa energía que existe y que sean estos artesanos que tienen toda esta sabiduría y que continúen realizando este tipo de trabajo y no perderlo”, sostuvo.

“Me he dado el tiempo de viajar por todo el Perú buscando nuevos artesanos. Ahora trabajo en Puno, Pucará, Cusco, Junín, San Pedro de Cajas, que es el pueblo de mis abuelos, y en Huancayo”, subrayó.


Top hecho en macramé en tonos crudos - Maco Calderón


Sin embargo, mantener un negocio de slow fashion en Francia durante la pandemia no ha sido tarea fácil. Maco reconoce que sus ventas bajaron un 20 % en 2020 debido a la incertidumbre causada, pero mira con optimismo la reacción de los clientes en 2021. Este año hizo un showroom en Perú con gran éxito, ha puesto en marcha una venta privada este 1 de julio en el barrio parisino de Bastilla, ha hecho negocios en Londres y está viendo cómo se reactiva progresivamente su actividad.

A esto se suma una próxima colaboración con una marca francesa, con la que creará una colección cápsula con prendas de alpaca que saldrá a la venta en noviembre.

Entre sus proyectos a futuro, Maco Calderón apunta a que su marca sea más conocida en Europa. Además de su e-shop y de ofrecer sus prendas en boutiques efímeras y en ventas privadas, también planea abrir una tienda física. Aunque más adelante, sueña con volver a Perú para abrir una universidad de diseño que reciba a jóvenes que como él creen que sus creaciones pueden dar la vuelta al mundo.
 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.