×

Los CEO y diseñadores de moda franceses elogian la medida de confinamiento de Macron y piden solidaridad

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
19 mar. 2020
Tiempo de lectura
9 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Los CEO y diseñadores de la moda parisina elogian a Emmanuel Macron por tomar medidas decisivas esta semana en la lucha por controlar el coronavirus, incluso cuando la industria se prepara para un desastroso segundo trimestre.


El presidente francés, Emmanuek Macron - © France TV


Utilizando un decreto presidencial, Macron ordenó el cierre de Francia, con casi toda la población restringida a sus propios hogares, que entrará en vigencia el martes al mediodía.

“Nous sommes en guerre. Estamos en guerra”, declaró Macron repetidamente en su discurso de 15 minutos a la nación desde el Palacio del Elíseo.

El país ya había cerrado todos los bares, restaurantes y tiendas no esenciales desde la medianoche del sábado y guarderías, escuelas y universidades desde el lunes por la mañana. El lunes, París cerró todos los parques y jardines, mientras la policía y las tropas paramilitares de las CRS recorrieron París silenciosamente haciendo cumplir lo que en realidad es un toque de queda.

“El presidente Macron dio un excelente discurso. Me encantó la idea de que quedara claro que haremos lo que sea necesario. Fue muy humano en su enfoque. Estoy orgulloso de tener un presidente así”, dijo Ralph Toledano, presidente de la Féderation de la Haute Couture et de la Mode, el órgano rector de la moda francesa.

De cara al futuro, Toledano, quien también es presidente de la casa de moda Victoria Beckham, advirtió que las marcas deben estar listas para un aumento dramático en los negocios cuando termine la crisis actual.

Grupos importantes como Kering y LVMH han cerrado múltiples tiendas en sus cadenas de marcas, incluso aunque el negocio online haya ido en aumento.

“No estoy seguro de que el negocio online aumente tanto. Porque la gente no está exactamente de humor para comprar un bolso nuevo”, dijo Toledano, quien ha estado trabajando desde su casa en el suburbio de Neuilly, en el oeste de París.

Sin embargo, predijo que la moda y el lujo podrían tener un último trimestre muy fuerte en 2020.

“Si las cosas se recuperan después del verano, la gente querrá disfrutar de la vida. Ese es un dilema que tienen los dirigentes en este momento, ya que la gente está reduciendo pedidos para el invierno que podrían terminar lamentando. Después de una fuerte disminución en los negocios, podríamos tener un aumento muy rápido en otoño”, dijo.

Dos grandes casas, Christian Dior y Chanel, cancelaron los desfiles Crucero programados en Italia en mayo, en Puglia el 7 y en Capri el 9, respectivamente.

LVMH, el propietario de Dior, a través de su portavoz corporativo, declinó a hacer comentarios sobre “decisiones del Gobierno”.

Sin embargo, el grupo, el más grande en moda del planeta, enfatizó que “nuestro primer objetivo es proteger a nuestros empleados, sus familias y nuestros clientes”.

Todas las tiendas de LVMH en Francia han sido cerradas hasta nuevo aviso, con la excepción de La Grande Epicerie, la división de alimentos de Bon Marché, los estilosos grandes almacenes en Saint Germain. Tanto sus tiendas de comida en la Rive Droite como en la Rive Gauche permanecerán abiertas. Todas las tiendas de alimentos y panaderías pueden permanecer abiertas, al igual que las farmacias, los bancos, las oficinas de correos y los quioscos.


Ralph Toledano - Puig



LVMH subrayó que las nuevas “reglas relativas al acceso a la actividad parcial/empleo, la remuneración y la gestión de la licencia por enfermedad se adaptarán a esta nueva situación, así como a los detalles de cada país, de acuerdo con la normativa aplicable y las medidas excepcionales que podrían ser tomadas por las autoridades nacionales”.

El trabajo desde casa ya es obligatorio para las oficinas de LVMH en Francia, incluida la sede de Avenue Montaigne, a excepción de los servicios verdaderamente esenciales.

Finalmente, el presidente del grupo y accionista controlador, Bernard Arnault, ordenó a la división de Perfumes y Cosméticos de LVMH que modificaran sus centros de producción para fabricar no perfumes sino gel hidroalcohólico para ser entregados a las autoridades públicas.

Las primeras entregas de gel hidroalcohólico de Parfums Christian Dior, Guerlain y Parfums Givenchy comenzaron el lunes, entregadas de forma gratuita a las autoridades sanitarias francesas y como prioridad a Assistance Publique-Hôpitaux de Paris.

En París, la sede de Kering en la margen izquierda también ha sido cerrada.

“Kering y sus casas están adoptando todas las medidas necesarias para proteger la salud y la seguridad de sus empleados, implementando formas de trabajo alternativo y flexible, como el trabajo remoto, y siguiendo estrictamente las directrices de las autoridades nacionales respectivas en cada país en el que operan”, dijo Kering, que controla Saint Laurent y Balenciaga en París; Alexander McQueen en Londres y Gucci y Bottega Veneta en Milán, Italia, el país más afectado por el coronavirus después de China. Gucci fue otra casa que anuló su colección Cruceros, programada ser realizada en San Francisco esta temporada.
 
A nivel internacional, varias semanas de moda (Sao Paulo, Moscú, Shanghái, Pekín y Sídney) han sido suspendidas, al igual que el Festival d'Hyères en Francia.

“Creo que el presidente Macron tomó la decisión correcta. No entiendo muy bien a la gente que se queja de esto. Estas medidas se han tomado de manera transparente y se basan en el juicio científico”, dijo Jean-Pierre Blanc, fundador del Festival d'Hyères.

Muchas casas de moda más jóvenes en París, como Olivier Theyskens, Ami y Sézane, expresaron su apoyo a las fuertes medidas y pidieron solidaridad en este momento excepcionalmente difícil para Francia y el mundo.

“¡Estoy absolutamente de acuerdo! En el tejido que hace a nuestra sociedad, a menudo olvidamos algunos aspectos que es importante tener en cuenta: nuestra vulnerabilidad hacia las leyes de la naturaleza cuando se trata de cosas pequeñas como gérmenes y virus, así como nuestro impacto en cuestiones de mayor escala como el cambio climático y contaminación”, argumentó Theyskens, uno de los diseñadores más admirados de la capital francesa.


Olivier Theyskens - Thomas Deschamps


Theyskens también advirtió que, “en nuestra industria en la que el traspaso de nuestro savoir-faire es vital desde especialistas de alto nivel hasta las generaciones más jóvenes, es crucial proteger la fuerza laboral, particularmente dentro de los talleres de alta costura y nuestros artesanos. Una gran cantidad de grandes personas son vulnerables debido a su edad”.

El diseñador, cuyo taller se encuentra en el distrito de Le Marais, personalmente garantizó que su equipo podría trabajar desde casa.

“Desde el punto de vista creativo, creo que esto no me va a afectar tanto, y abrazaré positivamente el hecho de tener más tiempo de lo habitual en casa para dibujar, pensar y ver cosas que disfruto”, dijo Theyskens, quien recientemente fue nombrado director creativo de la casa Azzaro.

“En Azzaro hemos cambiado a correos electrónicos y conversaciones telefónicas y he estado hablando por Skype con mi equipo y colaboradores. Estamos dispuestos a asumir este desafío y maniobrar en un momento en que la creatividad debe ser adaptativa y positivamente constructiva. Somos jóvenes de corazón y nos adaptaremos a la evolución de las cosas”, concluyó.


Nicolas Santi-Weil - photo: Luc Braquet


En el segundo distrito, una de las marcas más populares de Francia, Sézane, reveló que el 10 % de sus ventas online de la nueva colección se donarán al fondo de ayuda de emergencia creado para la fundación de hospitales en Francia.

“En este nuevo contexto, ciertas actividades como la nuestra, ciertamente no vitales, pueden ser objeto de preguntas. Sin embargo, hacer todo lo posible para preservar el trabajo, la moral y el futuro de nuestros compañeros de equipo y cientos de empleados de nuestros socios es una prioridad y un deber”, escribió la fundadora Morgane Sézalory en un correo electrónico a todos los empleados.

Otras marcas jóvenes también se apresuraron en elogiar el discurso y las decisiones de Macron.

“Consideramos que los anuncios del presidente son necesarios por dos razones: para proteger la salud de los franceses y para intentar no aplanar la economía francesa”, insistió Nicolas Santi-Weil, CEO de Ami.

“Dada la gravedad de la crisis de salud que se avecina, fue urgente crear una descarga eléctrica para que todos pudieran evaluar la situación y poder actuar mientras todavía había tiempo para detener, o al menos frenar, el aumento de la epidemia de coronavirus. Así que entendemos las medidas de contención anunciadas”, agregó Santi-Weil.

El joven CEO también aplaudió las declaraciones de Nicolas Dufourcq, CEO de BPI France, el banco semiestatal que apoya a las empresas jóvenes, de que harán todo lo posible por mantener los negocios nuevos en la crisis.

“El mayor riesgo para las marcas es verse atrapado en un círculo vicioso: ver cerrar el grifo de los ingresos (cierre de tiendas, corners y puntos de venta de todo tipo), pero que siga abierto el del gasto (salarios, facturas, alquileres, reembolsos de préstamos y cuentas corrientes de asociados, pagos de producciones y otras facturas). Así, es vital para nosotros y para muchas otras empresas que nuestro almacén pueda continuar operando, ya que el e-commerce es la única fuente de ingresos con la que podemos contar tal como están las cosas”, enfatizó Santi-Weil.

Ami cerró todas sus tiendas francesas y colocó a su personal de ventas en paro técnico y ahora tenemos personal colaborando a través del teletrabajo, lejos de la sede de la marca en el cuarto distrito.

La casa también ha establecido un Comité de Continuidad, que se reúne todas las mañanas a las 9:30h y ha implementado una solución de plataforma de videoconferencia francesa llamada Livestorm para el trabajo inteligente de forma remota.

Además, la casa sigue trabajando en facilitar el trabajo del equipo creativo de Alexandre Mattiussi. Tanto usando Livestorm como respetando escrupulosamente las instrucciones de seguridad de la salud, rotando al personal ocasionalmente para recibir y ajustar prototipos y muestras.

Consecuentemente, Ami ya cerró su flagship de Londres, en Duke Street en Mayfair, antes de que el gobierno británico impusiera ningún cierre.

“Personalmente tuve muchas discusiones con los líderes de otras marcas o compañías para compartir con ellos nuestras ideas, decisiones u organización de crisis. Viví en Nueva York durante los cuatro años posteriores a los ataques del 11 de septiembre de 2001. Vi lo que significaba ayuda mutua y solidaridad. Intento en la medida de lo posible alentar a los líderes de las marcas francesas a compartir su conocimiento con otros. ¡Juntos somos menos estúpidos!” concluyó Santi-Weil.

Hace tres semanas, el presidente francés inauguró efectivamente la temporada de desfiles de París con una cena para celebrar la innovación en el Palacio del Elíseo, organizada por Brigitte y Emmanuel Macron. Una celebración que tuvo lugar justo antes de que el Covid-19 comenzara repentinamente a apoderarse de Europa y cuando el número de fallecisos por el coronavirus todavía era muy bajo.

Ahora, con Europa como centro de la pandemia, las federaciones de moda de la Unión Europea y los continentes han trabajado estrechamente, incluso cuando se ven obligadas a reforzar radicalmente las fronteras internacionales.

“Creo que nuestro presidente dio un discurso importante. Y siguió las recomendaciones correctas. Creo que pocas personas lo disputan. Para mí la palabra clave ahora es “solidaridad”. Tanto con nuestros conciudadanos como con nuestros amigos en Italia y en otros lugares”, dijo Pascal Morand, presidente ejecutivo de la Féderation de la Haute Couture et de la Mode, cuya sede se encuentra al otro lado de la calle del Elíseo.

El trabajo de la Féderation seguirá siendo mediante videoconferencias, mientras mantiene activamente informadas a las casas pertenecientes, especialmente a los miembros más nuevos, sobre los efectos jurídicos y fiscales de los cambios que Macron ha introducido. El Gobierno francés anunció que movilizará 45 000 millones de euros (adicionalmente a la garantía del Estado de hasta 300 000 millones de euros en préstamos al banco) como la primera medida económica de asistencia a las compañías, muchas de las cuales han visto colapsar sus ingresos de la noche a la mañana.

"El Gobierno está proporcionando enormes recursos que permiten a muchas empresas dejar que el personal tenga un empleo parcial, lo cual es vital para miles de empresas, especialmente en la moda. Ni siquiera quisiera adivinar cuánto puede durar este momento, en términos de semanas o meses”, agregó Morand.

Cuando se le preguntó si la Federación consideraba posponer o retrasar la próxima temporada de menswear de París, programada del 21 al 26 de junio, respondió: “Creo que es demasiado prematuro hablar de eso”.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.