×

Longchamp aún tiene mucho camino por andar

Publicado el
today 9 sept. 2019
Tiempo de lectura
access_time 2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Nadie podría haber encontrado nada que reprochar a la puesta en escena del último desfile de Longchamp, que tuvo lugar en el Lincoln Center el pasado sábado, en la primera jornada importante de desfiles de la temporada neoyorkina.


Longchamp - Spring-Summer2020 - Womenswear - New York - © PixelFormula


El público fue instalado en las gradas alrededor de una piscina gigante de mármol negro. En el centro de la misma, una maravillosa e imponente escultura de seis toneladas, obra de Henry Moore y titulada "Reclining Figure" (personaje acostado): una estructura de bronce de 1965 que representa una mujer y una roca que salen del agua. En su día, un crítico declaró que esta escultura evoca los acantilados rocosos de Étretat, en la costa de Normandía, una elección ideal para una emblemática firma francesa que desfila en Manhattan.
 
La maison elegió un "dream team" en su backstage, conformado principalmente por franceses: los productores del espectáculo de Bureau Betak prepararon un bonito decorado compuesto con pérgolas metálicas, Michelle Lee compuso un gran casting con modelos jóvenes y frescas, entre las que destacaban Kaia Gerber en la apertura y la luminosa musa de Chanel, Lily Stewart. Finalmente, Guido Palau completó los looks con moños y Pat McGrath añadió los toques de malva versátil.

Pero el diseño ágil de Marie-Amélie Sauvé no pudo ser suficiente para que esta colección fuera un éxito. Incluso los dioses del tiempo fueron generosos: enormes nubes tipo cúmulos bien alto y espacios gigantes de cielo azul. El único problema fue que las prendas fueron, globalmente, predecibles. Y esto en el mejor de los casos.

Demasiadas parkas de nylon negro simplemente correctas, vestidos de cocktail, kimonos y faldas plisadas de seda, llevadas por alguna misteriosa razón junto a sujetadores de deporte o zapatillas al más puro estilo Oktoberfest. ¿Pero qué ocurrió a la hora de revisar esta colección? Y francamente, cuanto menos se hable de los shorts de cuero sintético, mejor.


Longchamp - Spring-Summer2020 - Womenswear - New York - © PixelFormula


No obstante, hubo algunos abrigos en tono menta y vestidos largos con estampados de reloj solar bastante bonitos. Por otro lado, la nueva selección de bolsos todoterreno y de carteras tuvieron mucho encanto.

Sencillamente, las prendas funcionaron como accesorios de los propios accesorios, siendo demasiado simples y mediocres. Ante un decorado sublime, fue sin duda una ocasión perdida. En pocas palabras, si Longchamp pretende verdaderamente desarrollar su departamento de moda aún tiene camino por recorrer.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.