×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
28 jul. 2021
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La transparencia marca su camino en el mundo de la moda

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
28 jul. 2021

Por sexto año consecutivo, Fashion Revolution, el movimiento internacional activista del mundo de la moda que lucha por una mayor transparencia en las cadenas de suministro del sector, ha presentado el Índice de Transparencia de la Moda. El índice analiza y clasifica 250 de las principales marcas y minoristas de moda de todo el mundo según la divulgación pública de sus políticas, prácticas e impacto en materia de derechos humanos y medio ambiente en sus operaciones y cadenas de suministro.


Fashion Revolution. Créditos de la foto: Jasmine Hemsley.

 

Los mejor valorados



A la cabeza de la clasificación se sitúa la marca italiana OVS que ha obtenido la mayor puntuación en 2021 con un 78 % (+44 % desde 2020), seguida de H&M con un 68 %, Timberland y The North Face con un 66 %, C&A y Vans con un 65 %, Gildan con un 63 %, Esprit y United Colors of Benetton con un 60 %, Tommy Hilfiger, Calvin Klein y Van Heusen con un 59 % y Gucci, Target Australia y Kmart Australia con un 56 %.
Fashion Revolution destaca la creciente transparencia de las grandes marcas, pero afirma que los avances son demasiado lentos en cuestiones clave como prácticas de compra, salarios dignos, sobreproducción, uso del agua y emisiones de carbono en la cadena de suministro. Ninguna marca superó el 80 % de los 250 puntos posibles.


Los peor valorados



20 grandes marcas obtuvieron un 0 %, entre ellas Belle, Big Bazaar, Billabong, Celio, Elie Tahari, Fashion Nova, Heilan Home, Max Mara, Mexx, New Yorker, Quiksilver, Pepe Jeans, Roxy, Tom Ford y Tory Burch. Varias empresas incluso han bajado puestos en la clasificación, como Wrangler, que perdió 24 puntos entre 2020 y 2021.

Sin embargo, el Índice de Transparencia pretende animar a las grandes marcas a compartir datos esenciales para lograr una mayor transparencia en las cadenas de suministro. Como nota positiva, cada vez un mayor número de grandes marcas, casi la mitad (47 %), revelan ahora sus fabricantes de primer fila, frente al 13 % que lo hacía en la primera edición del Índice en 2016. El 11 % también ofrece información sobre algunos de sus proveedores de materias primas, frente al 7 % de 2020 y el 0 % de 2016.


Índice de Transparencia de la Moda 2021, Fashion Revolution.

 

El impacto del coronavirus



Sin embargo, la pandemia ha alterado la industria mundial de la moda y el sector ha dado marcha atrás en muchas cuestiones relacionadas con los derechos humanos y el medio ambiente.

"Las cancelaciones de pedidos durante la crisis del Covid-19 por parte de las grandes marcas de moda han dejado a millones de trabajadores de la confección en el desempleo y sin recursos, mientras que ellas siguen obteniendo beneficios", señala Fashion Revolution.

Además, el Índice revela que muy pocas marcas importantes (solo el 3 %) revelan públicamente el número de trabajadores despedidos de sus cadenas de suministro a causa del coronavirus, lo que deja una imagen incompleta del negativo impacto socioeconómico al que se han enfrentado los trabajadores a lo largo de la pandemia. Y lo que es peor, menos de una quinta parte (el 18 %) de las grandes marcas ofrecen el porcentaje de cancelaciones totales o parciales de sus pedidos.

Mientras que los pagos a los proveedores se han retrasado y menos del 10 % de las marcas publican una política de pago a los proveedores en un plazo de 60 días, lo que significa que los consumidores suelen usar y llevar la ropa antes de que las marcas hayan pagado a las fábricas que la hicieron.
 

Hacia una mejor legislación



Por último, las grandes marcas ofrecen muy poca información sobre los esfuerzos que llevan a cabo para hacer frente a la sobreproducción, el uso de plásticos y residuos, a pesar de la urgencia de la crisis climática. Solo el 14 % de las marcas revelan la cantidad total de productos que producen cada año, lo que dificulta la comprensión del alcance de la sobreproducción mundial.

Por ello, el estudio reclama la imposición de una legislación más fuerte y mejor aplicada para prevenir los abusos contra los derechos humanos y el medio ambiente, para los trabajadores de la industria de la moda y para exigir a las empresas que supervisen e informen sobre los resultados de sus esfuerzos. Y si las marcas no lo hacen, la legislación debe garantizar sanciones significativas y reparaciones por el daño causado.
 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.