×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
13 jul. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La lana merino impulsa las exportaciones de The Woolmark Company a EE. UU. y seduce al streetwear

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
13 jul. 2022

The Woolmark Company, la asociación australiana sin ánimo de lucro que representa a 66 000 ganaderos locales de ovejas de lana merino (un total aproximado de 70 millones de animales), anuncia un aumento significativo de la producción en 2022, un auge de las exportaciones de lana a Estados Unidos y un fuerte aumento de la demanda del sector del streetwear, al tiempo que prepara varios proyectos con marcas escandinavas de outdoor.


El stand de The Woolmark Company en Milano Unica 35 - Photo: Laura Galbiati


"Tras unos años caracterizados por las inundaciones y las sequías, las granjas australianas están registrando un aumento de la producción de lana, que consiste básicamente en la fase de esquilado, del 6 % en este primer semestre de 2022 en comparación con el mismo periodo del año anterior", ha declarado a FashionNetwork.com Francesco Magri, director regional para Europa del este y central de The Woolmark Company, en el salón Milano Unica, celebrado actualmente en Rho Fieramilano.
 
Mientras tanto, el precio de la lana ha vuelto a los niveles de 2019. "Estamos más o menos en 14-15 dólares por kilo, por lo que la lana no es una de las materias primas que han sufrido subidas de precios por las distintas crisis geopolíticas internacionales, ya que hay una muy buena oferta, tanto en calidad como en cantidad, y la demanda ha aumentado", continuó el directivo italiano.

"Las marcas de los clientes exigen cada vez más materias primas de larga duración para sus prendas y la lana es precisamente uno de los materiales más duraderos y sostenibles", remarcó.

 
En los últimos cinco años, han sido sobre todo las marcas de los segmentos sport y casual las que han aumentado el uso de la lana como componente de sus prendas, mezclándola con otros materiales.

"Hasta hace poco con materiales técnicos, hoy con otras materias primas naturales como el Tencel", continúa Francesco Magri. "Ahora estamos preparando un proyecto en los países escandinavos, que son un poco el caldo de cultivo de las tendencias de outdoor, con varias marcas nórdicas sostenibles", reveló.

"De hecho, hay muchas marcas que están abandonando el poliéster porque se han dado cuenta de que no es tan respetuoso con el medio ambiente, ya que no se puede reciclar indefinidamente, porque después de dos o tres reciclados su fibra se acorta y ya no se puede utilizar, a diferencia de los materiales naturales."
 
Además de los motores de crecimiento caracterizados por la creciente búsqueda de fibras 100 % naturales y ecológicas por parte de las empresas de moda y lujo, el excelente rendimiento de la ropa formal y el mayor uso de la lana en la ropa deportiva e informal, otro mercado que se está desarrollando para las fibras de lana es el del streetwear.

"En el pasado, su elaboración se basaba a menudo en el uso de materiales de baja calidad", señaló Magri.

"Hoy, en cambio, todos los pilares del streetwear clásico, desde Stüssy a Carhartt o Vans, están escuchando las necesidades de la generación Z, que solicita materiales de origen natural, por lo que estamos recibiendo muchas peticiones de este sector", agregó.


Mientras que China ha tenido que cerrar con fuertes restricciones debido al resurgimiento de la pandemia, Magri ve el mayor crecimiento en los mercados tradicionales: "Hay una exportación muy fuerte de tejidos de lana a América (especialmente desde Italia), gracias al tipo de cambio favorable con el euro, ahora a 1,02 desde 1,17 hace un año, que hace ganar a los estadounidenses un 15 %. Además, los mercados que parecían algo estancados, como Italia, Francia o Alemania, están experimentando un aumento de la demanda de lana merino, tanto para prendas clásicas como para el outdoor".

A esto se suma el hecho de que muchas empresas han trasladado la producción a su país o a países más cercanos a Europa. "Hoy en día hay una enorme reubicación de la producción de Extremo Oriente a Turquía y Portugal", reconoce Magri.

"The Woolmark Company está colaborando con varias empresas portuguesas, un mundo ciertamente más ligado a los suéteres, para ayudarles con las innovaciones de producto", sostuvo.

 
En el B2B, el mercado italiano está creciendo mucho, y las empresas del distrito de Biella registran un alza en la facturación global del 30 % en prendas de punto respecto a 2019, antes del Covid, concluyó Francesco Magri.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.