×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
12 oct. 2021
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La exhibición "Thierry Mugler: Couturissime" se revela como imprescindible

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
12 oct. 2021

Desde su inauguración el mes pasado, los amantes de la moda, fans y turistas han dicho que la retrospectiva "Thierry Mugler: Couturissime" en el Museo de las Artes Decorativas es una visita imprescindible. Explicamos por qué eso es absolutamente correcto.


Una imagen usada por el MAD para la retrospectiva- Cortesía del Musée des Arts Decoratifs - Foto: Cortesia do Musée des Arts Decoratifs


Mugler fue uno de los líderes de un pequeño grupo de diseñadores con sede en París conocidos como los “créateurs de mode”, un grupo con mucho talento que revolucionó la moda francesa a principios de los 70, allanando el camino para que toda una generación lanzara sus propias marcas. Tal y como “Thierry Mugler: Couturissime”, en exposición hasta el 24 de abril de 2022, en el Museo de las Artes Decorativas, explica minuciosamente.

Nacido en 1948 en Estrasburgo, Mugler soñaba con ser bailarín e incluso se unió a un cuerpo de ballet antes de mudarse a París a los 20 años. Allí trabajó en una boutique hipster antes de trabajar como diseñador independiente y lanzar su primera marca, Café de Paris, en 1973. El mismo año, un grupo de diseñadores estadounidenses, con Halston, Bill Blass y Oscar de la Renta, superó a estrellas francesas locales como Yves Saint Laurent y Hubert Givenchy en la legendaria “Batalla de los diseñadores en el Chateau de Versailles” gracias a técnicas de producción superiores. Un evento narrado por Netflix en su reciente serie “Halston”.

Un año después, Mugler creó su marca homónima y desde el principio organizó shows de colección con siluetas de supermujer de hombros anchos, reconocibles al instante. Sus emblemáticas heroínas caricaturizaban a Catwoman y Barbarella.

En 1984, cuando organizó el show de su décimo aniversario, Mugler organizó un súper show en el que el público podía comprar entradas y 6000 personas se apiñaron en el Zenith en un desfile digno de Cecil B. DeMille. Ese mismo año, el presidente Mitterrand recibió a los creadores en el Palacio del Elíseo y proclamó públicamente que la moda era un arte.


Colección "Les Insectes" — Alta Costura primavera/verano 1997, traje de "efecto neumático" - Colaboración con Abel Villarreal - Foto: Patrice Stable - Foto: Patrice Stable


Una referencia de la cantidad de fans VIP de Thierry es la lista de individuos o propiedades que contribuyeron con imágenes y fotografías a la retrospectiva: Lady Gaga, Madonna, Celine Dion, Jean-Baptiste Mondino, Karl Lagerfeld, Guy Bourdin, Helmut Newton, David LaChapelle, Joey Arias, Ellen Von Unwerth, Gisele Bundchen y Arthur Elgort, entre otros generosos amigos.

Sin embargo, el centro de la exposición viene después de 1992, cuando Thierry creó el perfume de éxito mundial “Angel” con Clarins, lo que le permitió tener aún más libertad financiera para disfrutar de sus mayores fantasías. Como su notable período de inspiraciones mecánicas, como Cadillacs y Harley Davidsons en sus últimos desfiles de superlujo de prêt-à-porter, capturados brillantemente en el famoso vídeo “Too Funky” de George Michael. El vídeo en la exposición muestra la edición de Thierry y no la de George, en una de las muchas disputas creativas que caracterizaron su carrera dramática. Su personalidad errática librando batallas con Women’s Wear Daily tampoco ayudó mucho a su negocio. Mugler siempre fue una curiosa mezcla de burgués caballeroso, como la ciudad donde nació, y un fiestero nocturno supremo.

 


Pero como alguien que asistió al show en vivo original de “Too Funky” dentro del Palais de Tokio siendo un joven editor, la sensación de entusiasmo revolucionario y de moda derribando un antiguo régimen moralista fue tremendamente emocionante. Un raro momento que probablemente nunca se repetirá en la moda.

No obstante, el punto culminante de la exposición son dos colecciones absolutamente convincentes que vienen después, “Les Insectes” de 1996, con surrealismo biológico, y “La Chimère” de 1997, con sus encarnaciones de la belleza real de fantasía como el traje de terciopelo rojo de la emperatriz Tonkinoise. Lo mejor de todo, el absolutamente asombroso vestido de “La Chimère” de escamas, plumas y cristales, llevado por Yasmin Le Bon, como una diosa que precede y humilla a los esfuerzos de la tecnología generada por ordenador.

La exposición también presenta múltiples ejemplos de fotografías hechas por Mugler; lo más memorable son sus primeras fotos de bellezas rubias amazónicas en edificios góticos estalinistas en Moscú, en un momento en el que era casi imposible visitar la Unión Soviética. Además de su diseño para una versión oscuramente surrealista de Macbeth, presentada con media docena de trajes y una fantástica serie de hologramas.

Como muchos otros diseñadores importantes, desde Coco Chanel hasta Jean-Paul Gaultier, la casa de moda Mugler finalmente fue absorbida por el propietario de su licencia de perfumería. Aunque, al igual que esas dos marcas, también escribió un capítulo imborrable en la historia de la moda, que este show resume de manera brillante.

Si está en París durante los próximos seis meses, no se lo pierda.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.