×

La elegancia de Chanel y Valentino coincide con la naturalidad de Agnès B.

Por
EFE
Publicado el
today 3 oct. 2012
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

París - Valentino y Chanel, las dos grandes casas que presentaron hoy sus colecciones de "prêt-à-porter" en París, conquistaron con la sencilla elegancia de sus propuestas en una jornada en la que también desfiló la naturalidad estival de Agnès B.


Chanel - PV 2013 / Foto: PixelFormula

Los diseñadores Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli confeccionaron una colección para Valentino de brocados, encajes, sedas y gasas con unas prendas cercanas, en algunos casos, a la alta costura.

El negro, blanco, azul marino, burdeos, rosa pastel y rojo valentino fueron los colores que dominaron la pasarela en la que las pecheras y el plástico rompieron con la inocencia.

Karl Lagerfeld sorprendió con una extensa colección para Chanel en la que rejuveneció el tradicional traje de "tweed" y mostró su variada capacidad creativa en un bolero bicolor con botones de perlas o dotando de mangas kimono a la chaqueta tradicional.

En el desfile bajo la cúpula del Grand Palais de París, entre molinos de viento y sobre una pasarela que simulaba placas solares, el "kaiser" desveló sus últimas creaciones, que abarcan desde los vestidos hasta los pantalones cortos y pitillo, así como accesorios, entre los que destacó un bolso incrustado en un doble arco o unas gafas de sol con la silueta de Coco Chanel.

La "maison" mostró prendas con delicados brocados de flores y perlas, así como gasas rematadas por imitaciones de plumas, ante la atenta mirada de los asistentes, entre los que se encontraba la actriz Jennifer López.

Agnès B. llevó la fotografía al tejido en una colección primavera-verano auténticamente vacacional.

La diseñadora francesa la presentó en el Jeu de Paume, una sala de exposiciones de imágenes del siglo XIX al XXI, en una pasarela a la que dotó de fuerte personalidad.

El desfile fue diferente a los demás; los modelos, hombres y mujeres, no eran profesionales sino jóvenes, y no tan jóvenes, que sonreían con naturalidad al público mientras paseaban con los atuendos creados por Agnès B.

Vestidos de playa, pantalones cortos, camisetas anchas, sombreros, bailarinas y zapatillas de tela construyeron una colección cercana al gran público.

El raso, las "paillettes" y los estampados, ya sea de geometrías propias de los años sesenta o de las fotos tomadas por la diseñadora, defendieron la elegancia de Agnès B.

Las propuestas de "prêt-à-porter" de Jean-Charles de Castelbajac y de Paco Rabanne jugaron con la futurista perturbación de estampados y materiales.

Castelbajac ambientó su presentación en la iglesia protestante del Oratorio del Louvre, en cuyo interior resonó la apertura sonora del filme "2001: A Space Odyssey" (1968), del director Stanley Kubrick.

El órgano también tuvo su momento estelar como preludio de un desfile en el que los estampados que simulaban esqueletos, las impresiones de rascacielos impersonales y la omnipresencia del plástico parecía preconizar un frío futuro.

Otro guiño a la ciencia ficción fue la de simular formas de anfibios en los modelos que convertían a las mujeres en mutantes o los monos inmaculadamente blancos propios de las pasajeras de una nave espacial.

La primera colección de la estilista alemana Lydia Maurer al frente de Paco Rabanne destacó por los materiales metálicos que conforman las prendas.

"En Paco Rabanne lo más importante es la materia", explicó Maurer en una entrevista con Efe tras el desfile y añadió que lo que más le interesaba "era descubrir el espíritu de Paco Rabanne".

La sustituta de Manish Arora al frente de la firma propiedad del grupo español Puig quiso jugar con el contraste entre la dureza de la cota de malla de metal y silicona y la delicadeza del encaje, así como entre los colores cálidos y los fríos.

"El oro viejo recuerda mucho a César (Baldaccini) y sus Compresiones, sus materias un poco brutas de finales de los sesenta y principios de los setenta, y tenemos violeta, que es un color muy espiritual, muy cercano a Paco Rabanne", aseguró Lydia Maurer.

Mañana termina la semana de la moda de París con los desfiles, entre otros, de Louis Vuitton y Elie Saab. EFE

mas/jam/ps

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Tags :
Otro
Desfiles