×
Publicado el
24 dic. 2021
Tiempo de lectura
11 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La aceleración de lo digital y los esfuerzos de sostenibilidad marcaron la moda de América Latina en 2021

Publicado el
24 dic. 2021

Dos mil veintiuno ha sido el año de la resistencia, de no dejarse vencer pese a la incertidumbre y de adaptarse a las necesidades de los versátiles consumidores de moda en América Latina. Ellos no dejaron de comprar, pero en medio de una pandemia mundial, lo hacen de forma distinta. El año 2020 fue como una gran ola que se llevó todo lo que estuvo a su paso con el shock de la aparición de la crisis sanitaria, pero 2021 nos encontró más alertas, con vacunas (un elemento que ha marcado la diferencia) y listos para reinventarnos en todos los frentes.


La "nueva normalidad" impuso nuevas formas de consumir moda en la región - Andrea Piacquadio para Pexels


Debido al miedo por la mortífera primera ola, Latinoamérica se blindó en formas muy estrictas, en muchos casos con el cierre de fronteras entre países vecinos y toques de queda. Sin embargo, su comercio no paró, aunque sufrió las limitaciones impuestas por cada Gobierno, y actualmente vislumbra un repunte. La nueva normalidad para los compradores de moda fue retornar a las tiendas y centros comerciales, pero esta vez manteniendo la distancia social, enfundados en mascarillas y confiados en que el alcohol en gel era suficiente para protegerse. O incluso sin moverse de casa haciendo uso del formato omnicanal. La industria hizo lo propio, con la esperanza de que sus trabajadores mantengan la buena salud y continúen con la producción. Sin embargo, la amenaza de la propagación de nuevas variantes tiene aún en vilo al planeta, además de la crisis mundial de suministros, por la que se hacen eco los rumores de escasez y aumento de precios en las materias primas.
 
Este top 10 resalta los mejores momentos de la moda en Latinoamérica en 2021, con un recuento de experiencias, logros, desafíos y los principales actores que muestran como se fue reinventando el comercio del sector en tiempos de pandemia.

 

Falabella a toda máquina


 

Falabella abrió en noviembre una megatienda en Santiago - Falabella


Este 2021 fue un gran año para el gigante del retail chileno. La cadena logró concretar un ambicioso proyecto: falabella.com. De esta forma, concentra en una sola plataforma online más de ocho millones de productos provenientes de Falabella, Sodimac, Tottus y Linio, además de otras pymes que se han integrado a su marketplace.
 
Asimismo, Falabella no ha parado con las colaboraciones de moda, ya sea con la bloguera colombiana especializada en las tallas grandes Fat Pandora o los diseñadores peruanos Edward Venero y Annaiss Yucra. También ha puesto en vitrina de forma conjunta a seis diseñadores de Chile, Colombia y Perú con su colección cápsula Diseño Latino.
 
Sin embargo, este año también significó el cierre de un capítulo para Falabella tras su salida del mercado argentino, tanto con sus locales físicos, como con su boutique de e-commerce. Mantener la rentabilidad en un país inmerso en una crisis económica fue un tema que puso en vilo a Falabella, que incluso pensó en un momento en sumar un socio estratégico para tratar de salvar la situación.
 
Entretanto, al otro lado de la frontera, en su país de origen, la tienda por departamentos inauguró su establecimiento más grande de la región, que cuenta con 25 000 metros cuadrados al interior del complejo Parque Arauco, en uno de los barrios más exclusivos de Santiago. La megatienda despliega un espacio exclusivo para marcas internacionales como Michael Kors y Adolfo Domínguez.
 
Por todo esto, los números le han sonreído a la cadena chilena, que ha sabido ser flexible e innovadora durante la pandemia. En el tercer trimestre de 2021 obtuvo utilidades por 226 millones de dólares, muy por encima de los 5,4 millones alcanzados en el mismo periodo del año anterior. Además, los cambios rindieron frutos y su plataforma omnicanal registró un crecimiento de ventas del 23 % a nivel regional durante este lapso.
 
 

Mercado Libre se adentra al universo virtual


 

Mercado Libre acepta la compra y venta en criptomonedas en Brasil - Yahoo


Mientras las marcas de moda y lujo mundiales están comenzando a explorar el metaverso, los videojuegos online y los NFT (tokens no fungibles), Mercado Libre acepta el reto y se sumerge en el universo virtual aceptando la compra y venta en criptomonedas, algo que por el momento es sólo válido en Brasil. Este ambicioso proyecto podría expandirse a otros mercados en la región, según sus resultados.
 
El gigante del e-commerce argentino no solo se distingue como uno de los mejores lugares para trabajar en los países donde está presente, sino que disparó sus ingresos netos en el tercer trimestre de 2021 hasta los 1900 millones de dólares, es decir, un incremento del 66,5 % interanual en dólares. Un dato que acompaña su millonaria apuesta por la logística en Brasil para este año con una inversión de 1800 millones de dólares, un récord para su negocio en el país.
 
 

H&M deja la timidez en la región y se lanza al online


 

Archivo - Europapress


La cadena sueca, una de las principales de fast fashion en el mundo, ha dado su primer paso online en Sudamérica con una boutique en línea en Chile, nación en la que desembarcó en 2013. Hasta ese momento, era la única de las grandes marcas internacionales como Zara o Mango que no contaba con una web de e-commerce en la zona, pese a contar con varios locales físicos en diversos países de la circunscripción. Esta medida era más que necesaria en una época en que las compras online salieron al rescate de los comerciantes que enfrentaron limitaciones por las restricciones propias de la pandemia.
 
 

La omnicanalidad responde a las necesidades del cliente


 

Walmart Chile instala su primera Torre de Pickup en Santiago - Walmart Chile


América Latina es una región que sabe adaptarse a lo incierto debido a su historia plagada de crisis políticas, económicas y sociales. Sin embargo, el embate de una emergencia sanitaria de esta magnitud no ha dejado a nadie indiferente. Una vez más, la rápida reacción de su gente, así como su creatividad, transformaron las restricciones gubernamentales en oportunidades tanto en el terreno físico como digital.
 
Los productos llegaron a sus clientes de diversas formas. La departamental Paris apostó en Chile por las “dark stores”, tiendas que solo recibían pedidos online y en los que no se atendía al público. Mallplaza hizo que “runners” y repartidores de última milla se encontraran en su iniciativa “Pit Stop”, ahorrando tiempo al no entrar al centro comercial. Por su parte, Falabella instaló módulos “Click & Collect”en un grupo de tiendas en territorio chileno, mientras que Walmart Chile inauguró una Torre Pickup en Santiago, ambos servicios automatizados de recojo de productos.
 
Las marcas también se invitaron a las casas de los consumidores, donde ellos estaban más cómodos y protegidos, con herramientas como el “Live Shopping”, como lo hizo Go Jiraf en Argentina. Gracias a esto, mediante un “livestream” un personal shopper se conecta con los compradores para asesorarlos de forma personalizada y mostrarles los productos que deseen. Otra alternativa fue Whatsapp, que derrumbó fronteras gracias a su cercanía con los clientes y que en el caso de Ecuador ocupó un lugar privilegiado en las ventas online.
 
 

Zona de llegadas internacionales


 

Louis Vuitton abre sus puertas en el Jockey Plaza - Jockey Plaza


La región no perdió su atractivo durante este periodo, por lo que grandes firmas internacionales desembarcaron por primera vez en estos mercados. El gigante francés del lujo Louis Vuitton puso sus ojos en un establecimiento del centro comercial Jockey Plaza, uno de los más exclusivos de Lima, para abrir su primera boutique en Perú, donde ofrece su línea de accesorios para hombre y mujer, así como sus artículos de viaje.
 
Otro peso pesado de la moda, la maison Balenciaga, pertenenciente al grupo Kering, decidió abrir una tienda insignia en Sao Paulo, la cual no es solo su primer local en Brasil, sino en toda Sudamérica.
 
Otras marcas más accesibles también hicieron su debut en algunos países de la región. Victoria’s Secret puso en marcha en Uruguay su primera tienda full concept de Latinoamérica. Este país también recibió por primera vez este año a Mango, con un espacio en el centro comercial Montevideo Shopping y a la cadena francesa deportiva Decathlon, en el departamento de Canelones, lo cual fue considerado un movimiento inesperado al no apostar por la capital.
 
Asimismo, la marca lusa de accesorios Parfois desembarcó en Paraguay con un local en Asunción, reforzando su presencia en la región.
 
 

Latinos por el mundo


 

El showroom Out of Chile tuvo como escenario la embajada chilena en París - Diana León


Así como hubo marcas que visitaron nuestra región, un grupo de diseñadores latinos desafiaron la “nueva normalidad” y fueron por el mundo dando a conocer sus creaciones. Este fue el caso de “Out of Chile”, donde 10 talentos chilenos demostraron en París porqué hay que tomar en serio la emergente moda de autor de su país.
 
La Maison Péruvienne también apostó por Francia para mostrar un catálogo de lujo con lo mejor de 15 firmas peruanas de accesorios y de decoración de alta gama que tienen en común su compromiso con el comercio justo.
 
Asimismo, la fineza del trabajo de la asociación Manos del Uruguay brilló a través de sus colaboraciones con firmas internacionales de renombre que presentan sus creaciones tejidas en las exclusivas vitrinas de la Quinta Avenida de Nueva York o de los Campos Elíseos en París.
 
Tanto Colombia como Perú mostraron que la pandemia no frenó la creatividad de sus diseñadores, por lo que estos llegaron a la edición digital de la reconocida feria Coterie, uno de los salones comerciales de moda más importantes de Nueva York, con prendas en materias primas de lujo para conquistar el atractivo mercado estadounidense.
 
Las marcas latinas también llegaron a nuevos eventos como el Espacio Vogue en Miami, donde participó una delegación colombiana en la que figuraban Goretty Medina, Yidios Hakim, Aranéa, A. Rinkel y Ximena Castillo.
 
 

Pasarelas "phygitales"


 

"Construcción Amor" - Vanesa Krongold - Bafweek - Thumbnail Vanesa Krongold


Sin lugar a dudas, la asistencia a los desfiles sufrió un gran impacto con la pandemia debido a la cancelación de eventos físicos en un inicio y posteriormente a las restricciones de aforo. Es por eso que la tecnología ha jugado un rol clave al contribuir al formato “phygital”, en que se une el mundo físico y digital.  Algunas Fashion Weeks se siguieron sirviendo de los fashion films, mientras que otras los combinaban con pasarelas en vivo.
 
Colombiamoda, la Semana de la Moda del país, se realizó por primera vez este año junto a la feria Colombiatex, en un formato híbrido, donde se acogió a más de 20 000 personas en las tres jornadas de duración, mientras que se registraron más de 600 000 reproducciones en la plataforma digital.
 
Por su parte, Bafweek, la Buenos Aires Fashion Week, que contó con dos ediciones este año, acogió la primera en una fecha única en un escenario al aire libre, mientras que la segunda se extendió por cinco jornadas en múltiples sedes de la ciudad.
 
Otros desfiles, como los que se organizaban en LIF Week, la Semana de la Moda de Lima, no superaron el impacto de la crisis sanitaria y le cedieron el paso a iniciativas como Boutique Moda Perú, de la Alianza de Diseñadores de Moda de Perú.
 
 

La sostenibilidad latinoamericana se organiza


 

MOLA emprendió una gira virtual por Latinoamérica - MOLA


Por su parte, la moda responsable también pisa fuerte en la región. El Movimiento de Moda Sostenible Latinoamericano (MOLA), nacido en Uruguay, estuvo bastante activo con su primera gira internacional en formato virtual. De esta forma, dio a conocer sus compromisos por una moda más justa, ética y sostenible en Chile, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Argentina, Uruguay, República Dominicana, Venezuela y Paraguay.
 
Además, también participó en Los Ángeles en el evento ​“LAxLA 2021: Latin American Sustainable Fashion", donde capacitó a sus marcas para ingresar al lucrativo mercado estadounidense.

A fin de año, el Mola Week congregó en Colombia a más de 3500 personas en sus eventos presenciales, sumados a 3000 visitantes más que se conectaron a las actividades digitales.
 
 

Los grandes de la moda dan un paso al frente por el planeta


 

Paris se suma al movimiento de moda circular y apunta a la ropa de segunda mano - Web Paris


Los gestos hacia la circularidad y la moda sostenible también calaron hondo entre los grandes nombres de la industria en la región. Los almacenes Paris, pertenecientes a Cencosud, se sumaron a la tendencia de la venta de ropa de segunda mano en Santiago de Chile, bajo estrictos criterios para la recepción de las prendas, por el momento solo femeninas.
 
Por otro lado, el gigante de la belleza Natura compró 100 000 bonos verdes en Argentina de forma histórica para compensar sus emisiones de carbono entre 2018 y 2020.


El cementerio de la moda ya está en casa


Desierto de Atacama, Chile - AFP


Es importante recordar que no todo es color de rosa en el universo de la moda. Una de las imágenes más aterradoras de este 2021 fue sin duda la del desierto de Atacama, en el norte de Chile, cubierto de residuos textiles debido al desenfreno del consumismo en el mundo. El paisaje árido cambió su imagen por montañas de ropa de cadenas de fast fashion que muchos usuarios habrán utilizado solamente un par de veces y que llegan en forma de donaciones de Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia. El país sudamericano es especialista en el tratamiento de prendas de segunda mano, pero la producción de ropa fuera de control, que según la ONU se duplicó entre 200 y 2014, ha creado innumerables vertederos ilegales en esta zona que no distinguen las materias naturales de las sintéticas, que tardan aún más en biodegradarse.
 
Por otro lado, la Amazonía también suma la moda a las ya conocidas amenazas que la aquejan. Su deforestación avanza a pasos agigantados y se camufla especialmente con las actividades ligadas a la marroquinería.
 
En conclusión, en un año de continua crisis sanitaria, los negocios debieron hacer brillar su ingenio para resaltar y no ser olvidados por los clientes. La frontera entre el terreno digital y físico se fue difuminando en el comercio de moda con la única meta de estar más cerca de los consumidores. Es por eso que la inversión focalizada ha sido esencial en este periodo, pues quienes no integren lo digital a sus actividades se quedarán con un modelo obsoleto.

Según el informe anual de la Cepal, América Latina y el Caribe crecerán un 5,9 % en 2021, mientras que en 2022 experimentarán una desaceleración, con un incremento de sólo el 2,9 %. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe explica estos resultados debido a que la crisis ha agudizado los problemas estructurales que por décadas han limitado el crecimiento de la región.

Finalmente, al estar atrapados en una pandemia de alcance global, más de un consumidor se ha cuestionado por su bienestar y el del planeta. ¿Se podrá encontrar un equilibrio entre la oferta y la demanda de moda en tiempos de coronavirus? ¿Cuáles son los límites de la sostenibilidad en el sector? Hay muchas ganas de hacer las cosas diferentes en la región y muchos talentos que siguen sobrepasando sus límites para lograrlo. Desde esta tribuna solo podemos apoyar a todos los actores de moda que miran hacia futuro y actúan en el presente.
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.