Kering se pronuncia sobre la investigación fiscal en su contra en Italia

Pese a que hasta el momento se habían escudado tras un “sin comentarios”, el grupo Kering ha difundido un comunicado en el marco de la investigación en su contra abierta en 2017 en Milán por una presunta evasión fiscal de Gucci. Según las informaciones dadas a conocer hasta ahora por la prensa, esta supuesta evasión fiscal se estimaba en 1000 millones de euros (unos 1140 millones de dólares). En el comunicado, el grupo de lujo francés indica que “la cantidad de impuestos reclamable estimada se eleva a aproximadamente 1400 millones de euros (unos 1599 millones de dólares)”, tras la auditoría realizada por las autoridades fiscales italianas.
 
El último desfile de Gucci, firma insignia de Kering - © PixelFormula

“Un equipo de auditoría de autoridades fiscales italianas ha finalizado una auditoría fiscal y ha entregado hoy (viernes) un informe en el que Luxury Goods International (LGI), una filial suiza de Kering, habría ejercido actividades en Italia que hubieran debido ocasionar el pago de impuestos de las sociedades en Italia, algo que Kering impugna”, escribió el grupo precisando que “el informe de autoría en mención corresponde al de los resultados de los años 2011 a 2017”.

“Kering impugna las conclusiones del informe de auditoría tanto en cuanto a sus fundamentos como a las cantidades. Kering se siente optimista en cuanto a la elección del procedimiento en curso y continuará con su colaboración plena y en transparencia con la administración fiscal italiana para hacer valer todos sus derechos”, detalló el documento.

Cotizado en bolsa, el grupo debía emitir una comunicación para tranquilizar a los mercados y a los inversionistas. Como se explica en el comunicado, “en esta etapa del procedimiento, Kering no dispone de elementos suficientes que permitan contabilizar una provisión contable específica correspondiente a una estimación fiable del riesgo del ajuste incurrido”.

La fiscalía de Milán ha cerrado su investigación en noviembre pasado, abriendo la vía a una demanda formal de juicio. La justicia italiana sospecha que el grupo de lujo ha pagado impuestos sobre los beneficios generados por sus ventas en Italia en otro país con un régimen fiscal más favorable. La entidad estima que Gucci, marca insignia del grupo, recolectó ingresos que debían estar sujeto a impuestos en Italia y no en Suiza, porque fueron registrados vía la plataforma de logística y distribución Luxury Goods International (LGI), basada en Suiza y utilizada por la mayor parte de firmas de Kering.

En marzo, la web de información Mediapart había afirmado que el gigante francés había sustraído alrededor de 2500 millones de euros (unos 2850 millones de dólares) de impuestos desde 2002, “esencialmente en perjuicio del fisco italiano, pero también de Francia y Reino Unido”. Mediapart afirmó igualmente que, después de la compra de Gucci en el año 2000, Kering había “extendido el sistema concebido por el grupo italiano a todas sus marcas de lujo (salvo joyería), entre las que figuran las francesas Balenciaga e Yves Saint Laurent. La firma Saint Laurent ha eludido ella sola el pago de aproximadamente 180 millones de euros (unos 205 millones de dólares) de impuestos en Francia”, señaló la web.

El 25 de enero, Mediapart citando otra vez “nuevos documentos confidenciales compartidos” con la red de medios de comunicación European Investigative Collaborations (EIC), afirma que Kering por otro lado “ha economizado 50 millones de euros de impuestos pagando a Panamá el antiguo jefe de su filial Gucci”, Patricio di Marco, a la cabeza de la firma italiana entre 2008 y 2014.

En un segundo comunicado transmitido a la agencia AFP después de la publicación de ese artículo, Kering indica que “se trata de una situación individual y en relación con un proceso judicial en curso. En consecuencia, el grupo no desea hacer comentarios al respecto”.

Por otro lado, el grupo afirma que “la fuente de los artículos de Mediapart sobre la fiscalidad del grupo es un antiguo mánager del que Kering se ha separado por una falta grave en 2016, desde que el grupo pudo demostrar las malversaciones cometidas por este individuo en detrimento de su empleador”.

“Este mánager se aprovechó de sus funciones para cometer actos fraudulentos en perjuicio del grupo malversando varios millones de euros”, afirmó Kering, que indicó haber presentado una denuncia por abuso de confianza frente a la Fiscalía de Milán.

En relación a una posible apertura de investigación fiscal en Francia, pregunta hecha por Mediapart, el grupo de lujo expresó solamente que “la mayor parte de las entidades francesas del grupo han sido objeto de un control fiscal, lo que no es anormal para un grupo de la talla de Kering”.

 
Con AFP

Traducido por Diana León Banda

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

LujoBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER