×

Kering, dueño de Gucci, se acercaría a un millonario acuerdo en su disputa fiscal italiana

Por
Reuters API
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
today 25 abr. 2019
Tiempo de lectura
access_time 2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El grupo de lujo francés Kering está a punto de acordar el pago de entre 1300 millones de euros (unos 1447 millones de dólares) y 1400 millones de euros (unos 1558 millones de dólares) para resolver una disputa con las autoridades italianas por la evasión de impuestos de su marca de moda Gucci, señalaron tres fuentes a Reuters este jueves.


Kering


Se espera que un acuerdo entre el grupo y la autoridad tributaria italiana se firme en los primeros días de mayo, afirmó una de las fuentes que tiene conocimiento directo sobre el tema.

Esta sería la mayor liquidación de impuestos acordada por una empresa con las autoridades fiscales italianas.

Kering sostuvo en un comunicado enviado por correo electrónico que había mantenido conversaciones regulares con el servicio de impuestos italiano y agregó que las reuniones se llevaron a cabo en "un clima abierto y de colaboración".

"En esta etapa, todavía no se ha llegado a ningún acuerdo sobre ninguna cifra específica", agregó.

La autoridad fiscal no pudo ser contactada de inmediato para hacer comentarios.

A principios de este año, Kering expresó que enfrentaba una reclamación de 1400 millones de euros en impuestos italianos impagos y agregó que impugnaba los hallazgos preliminares.

El grupo ha negado sistemáticamente haber evadido impuestos, diciendo que sus actividades cumplían plenamente con todas las obligaciones fiscales.

La filial de la compañía Luxury Goods International (LGI), con sede en Suiza, ha estado bajo investigación por presuntamente evadir impuestos sobre las ganancias generadas en otros lugares.

La mayoría de las denuncias se centran en Gucci, cuyas oficinas en Milán y Florencia recibieron la incursión de la policía italiana a fines de 2017.

En noviembre, los fiscales de Milán concluyeron su investigación por una supuesta evasión fiscal de más de 1000 millones de euros por parte de Gucci para los ingresos registrados entre 2010 y 2016.

Los fiscales dicen que los ingresos obtenidos a través de LGI deben ser gravados en Italia y no en Suiza.

Al llegar a un acuerdo, Kering se libraría de tener que pagar intereses y sanciones por pagos atrasados ​​de impuestos, lo que, según una fuente, habría agregado alrededor de 500 millones de euros a la factura final.

El presidente ejecutivo de Gucci, Marco Bizzarri, y el ex gerente general, Patrizio Di Marco, están siendo investigados por este caso.

Se espera que la investigación concluya con un acuerdo separado una vez que se haya firmado el convenio sobre la disputa fiscal, según agregó una de las fuentes. Los abogados de Bizzarri y Di Marco no pudieron ser contactados de inmediato para hacer comentarios.

© Thomson Reuters 2019 All rights reserved.