×

Jacquemus sopla una cálida brisa en el corazón del invierno

Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
today 20 ene. 2020
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Para su regreso a París, después de su viaje a la Provenza en junio pasado, Jacquemus dio un gran golpe este sábado con su desfile de moda masculina y femenina para el otoño- invierno 2020/21. El diseñador homónimo, que celebró su cumpleaños número 30 para la ocasión, invitó a casi 1000 personas en la Arena de la Defensa, cerca a París.
 

Laetitia Casta abre el desfile otoño- invierno 2020/2021 - Jacquemus


En este frío del final de la tarde, una multitud esperaba al pie de los rascacielos frente a un implacable servicio de orden que gritaba instrucciones surrealistas como "¡necesito una línea recta! o "¡quiero una columna de dos por dos!".
 
Después de una larga espera, el público entró en un vasto espacio sumido en la oscuridad. Una vez sentados en las innumerables gradas que rodeaban un gran escenario apenas iluminado por un halo de luz, los invitados tuvieron que esperar de nuevo, ya que el show comenzó con casi una hora de retraso.

De repente, la habitación se iluminó y se escuchó la voz del creativo. Con su legendaria sencillez, Simon Porte Jacquemus presentó su colección en pocas palabras. "Tenía siete años cuando corté una falda para mi madre hecha de una cortina de lino. Aquí está la colección ‘L’année 1997’", expresó. En otras palabras, la génesis de su historia. La falda con la que empezó todo.
 
Los modelos, con Laetitia Casta a la cabeza (quien vuelve a lo grande a las pasarelas después de 10 años), entraron en el escenario blanco, atravesándolo y yendo de un extremo al otro en un incesante ballet, declinando una serie de modelos en piezas de lino o beige claro, en los tonos crudo y gris característicos de este material. La paleta también incluyó tonos polvorientos de verde salvia y azul galo.
 
De inmediato, el armario se mostró en toda su frescura y ligereza anacrónica con un vestuario veraniego muy sexy, donde el cuerpo se desnuda fácilmente: hombros, vientre, piernas... Con el lino como protagonista, Jacquemus se complace en entallar trajes cómodos, bermudas largas, shorts sexys, camisas con aberturas en los codos y pantalones fluidos. Sin olvidar los vestidos y los pantalones calados.


Jacquemus, otoño- invierno 2020/2021 - Paris - © PixelFormula


Las mujeres posaron en sandalias de tacón alto o en botas largas de lino, abiertas en el talón, moldeados en vestidos con generosos escotes en forma de corazón o faldas medianas con aberturas en la parte posterior. Como un top o sujetador de bandeau, las modelos llevan un minicardigan de un botón acomodado entre los dos pechos.
 
Los hombres no se quedaron atrás. Se presentaron con la camisa blanca desabrochada en gran parte del pecho, los jeans medio desabrochados, revelando un elegante par de calzoncillos de abuelo. Un look que su álter ego femenino adoptó de forma idéntica. Cuando no estaban abiertos, los pantalones dejaron salir sutilmente los calzoncillos.
 
La actitud es de una elegancia despreocupada, con piezas que juegan con el degradé de colores, como si se hubieran desvanecido con el sol. El tejido de punto acentuó este efecto casual, ya sea en un acogedor mohair o en forma de polo con cremallera.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.