×

Gucci cierra sus fábricas en Italia y LVMH las mantiene activas

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
13 mar. 2020
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La decisión del gobierno italiano el miércoles por la noche de confinar al país para contener la epidemia de coronavirus, deteniendo todo el comercio, precipitó la situación. Aunque las empresas no se ven directamente afectadas por este nuevo dispositivo, se enfrentan a un dilema: continuar con su actividad o detenerse. La pregunta surge en particular para la industria del lujo, ya que la península se ha convertido en la verdadera fábrica de lujo en Europa y en el mundo.
 

El Gucci ArtLab, el centro de experimentación de la marca - Gucci



Gucci, la marca faro del grupo Kering, fue la primera en anunciar el final de su producción en Italia, donde tiene seis sitios de producción entre Toscana y Las Marcas. “Como medida de precaución para proteger la salud de la comunidad, las plantas de producción permanecerán cerradas hasta el 20 de marzo, mientras que las actividades esenciales para garantizar la continuidad de nuestro negocio continuarán. Por lo tanto, este cierre temporal no afectará el suministro de nuestros productos a los clientes”, explica un portavoz de la casa.

Gucci también ha invitado a los trabajadores en sus oficinas durante los últimos días a adoptar acuerdos de trabajo flexibles, desde el teletrabajo hasta la introducción de la semana de cuatro días, de lunes a jueves. En el aspecto comercial, todas las tiendas ubicadas en Italia están cerradas hasta el 3 de abril, de acuerdo con las medidas ordenadas por el gobierno. Pero la marca dijo que continuará sirviendo a sus clientes “a través de Gucci.com y con el apoyo de nuestro centro de servicio al cliente”.

Gucci no es el único negocio de Kering en la península. El gigante francés posee varias otras marcas en el país, como Bottega Veneta, Brioni, Pomellato y Dodo. Sin olvidar a Kering Eyewear, ubicada cerca de Padua en Véneto, que desarrolla y produce las colecciones de gafas del grupo.

A esto se suman las fábricas italianas dedicadas a otras marcas del grupo, como la planta de producción de artículos de cuero que Saint Laurent acaba de abrir en Scandicci, cerca de Florencia. Sin embargo, Kering no desea hablar por todos sus otros sitios de producción en Italia, refugiándose detrás de un “no comment”.

Otro coloso de lujo muy activo en la península, LVMH ha decidido no detener sus actividades allí. Desde la producción de zapatos para Louis Vuitton hasta Fiesso d'Artico en Véneto, para Fendi en las Marcas o incluso para Berluti en Ferrara, hasta la fábrica de joyas de Bulgari en Valenza, en Piamonte, pasando por fábricas de artículos de cuero en Toscana, notablemente para Fendi, Bulgari y Celine, y hasta la empresa conjunta Thelios, creada con el fabricante de gafas Marcolin, en Véneto. Todas las fábricas del grupo en la península “permanecen 100% operativas”, confirmaron a FashionNetwork.com.
 

La fábrica de Bulgari en Valenza permanece activa - LVMH



“Naturalmente, se han tomado medidas para preservar a los trabajadores con menos personas trabajando juntas, pero más rotaciones”, dijo el grupo. Actualmente, LVMH emplea a alrededor de 11 000 personas en Italia, una fuerza laboral que se ha duplicado en los últimos cinco a seis años, con 30 fabricantes. Sin embargo, si sus fábricas permanecen activas, no es sistemático para los subcontratistas de lujo, que sufren mucho. La gran cantidad de pequeños artesanos y pymes de los Alpes que trabajan para el sector ya han comenzado a registrar una caída en sus pedidos.

Entre las principales marcas italianas, Giorgio Armani cerró sus fábricas ubicadas en el norte del país durante una semana a finales de febrero para llevar a cabo la desinfección general. Pero desde entonces, la actividad se ha reanudado. Pocas casas están dispuestas a hablar sobre el tema. Giuseppe Santoni, quien dirige el negocio familiar de calzado de lujo, es uno de ellos. En una entrevista con Corriere Adriatico, detalló las medidas adoptadas en sus fábricas: usar una mascarilla obligatoria, desinfección constante de espacios, eliminación al máximo de desplazamientos, trabajadores divididos en pequeños grupos y cinco rotaciones, varias puertas de entrada y salida.

La decisión del gobierno de dejar la puerta abierta a fábricas y actividades productivas, cuando sectores enteros de la economía, como el comercio, fueron cerrados, fue medianamente apreciada por los trabajadores. El jueves, el día después del sistema reforzado, se registraron varios ataques espontáneos en todo el país.

Varios grupos de trabajadores protestaron por la falta de medidas tomadas en las fábricas para protegerlos y contra la imposibilidad de que muchos de ellos trabajen adecuadamente bajo ciertas condiciones. Otros denunciaron el doble rasero con los ciudadanos de primera y segunda categoría. Como los empleados de la fábrica Mantian de Corneliani, una marca histórica de ropa masculina, que se cruzaron de brazos el jueves por la mañana, según informó Repubblica en su web.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.