×

Givenchy trae looks de ganadores de un Oscar dignos de un maharajá

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
today 16 ene. 2020
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Siempre es difícil predecir quién llevará qué para los Oscar, pero los diseñadores de Los Ángeles deben saber que pocas estrellas de cine masculinas estarán mejor que con la última colección de Givenchy, con su final absolutamente magnífico.


Givenchy - Otoño- Invierno 2020 - Menswear - París - © PixelFormula


Inspirada por el Maharajá de Indore, un indio fabulosamente rico de sangre azul que después de asistir a Oxford vivió un estilo de vida súper cosmopolita en la Europa de los años 30, esta fue una pasarela realmente elegante. Este maharajá trabajó con personas como Le Corbusier, Ruhlmann, Brancusi y Eileen Gray para construir un palacio modernizado en su casa llamado Manik Bagh. Le encargó joyas a Harry Winston y Chaumet para su primera esposa Maharani Sanyogita. Fue pintado por Boutet de Monvel e inmortalizado en impresiones de gelatina de plata por Man Ray.

Todo ese glamour exuberante, aunque con un toque occidental seductor, caracterizó esta colección de otoño- invierno 2020 que triunfó al final con un redingote de noche de crepé negro de corte hábil con adornos rojos llevado con una camisa blanca de cuello gigante o, luego, un chaleco blanco cruzado brillantemente cortado. Ambos llevados con pantalones de esmoquin negros de talle alto, terminados con fajas de grogrén y con cremallera. Lo mejor de todo, un abrigo de noche con doble botonadura sobresaliente, terminado con unos abalorios de jade, un dios del rock en toda regla. En conjunto, la costura masculina de Bombay en París es ideal para el Hollywood de dentro de un mes.

Durante todo el show, las chaquetas se completaban con grandes imperdibles o medallones con joyas. Casi todos los looks estaban terminados con botas vaqueras de metal de punta cuadrada y grandes sombreros de diez galones. Para el día, la directora creativa de la casa, Clare Waight Keller, cortó con aplomo desde los súper elegantes trajes negros de doble botonadura de sarga hasta un deslumbrante abrigo urbano cruzado de tweed, terminado con botas de chofer. Ella organizó el show con su maravilloso elenco dentro de los salones de Givenchy en la avenida George V, no muy lejos de los viejos refugios del Maharajá en París.

Aunque después de la muerte de su primera esposa a la edad de 23 años, este terminó casándose nada menos que con dos divorciadas estadounidenses y pasando un tiempo en Los Ángeles. Las fotos de archivo lo muestran pasando el rato en el set de Buffalo Bill con Gary Cooper, el protagonista más elegante de Hollywood en aquel momento.

“El Maharajá tuvo una dinámica increíble de moverse a través de diferentes culturas en la vida. Y eso habla de la forma en que debemos vivir hoy. Su opulencia realmente inspiró el final del show de Alta Costura”, explicó Waight Keller, quien se inspiró en una exposición sobre el indio de sangre azul en el Museo de Artes Decorativas de París.

Incluso la banda sonora captó el estado de ánimo perfectamente, comenzando con Raga Mishra Bhairavi y un poco de art pop con un sitar y terminando con Charlotte Gainsbourg y una canción de rock llamada “Pleasant”.

“Fue muy notable cómo evolucionó su vida de esta increíble opulencia y regalía a casi la vida de un vagabundo. Conoció a una chica de Los Ángeles y decidió pasar por París, estuvo con Man Ray, quien hizo estos exquisitos retratos. Y comenzó a adoptar un estilo de vida occidental, pero sin dejar atrás la belleza de lo que tenía antes. Entonces, comenzó a crear y personalizar su propio aspecto, una perspectiva oriental en la confección occidental, y mezclarlo con sus increíbles joyas “, concluyó la diseñadora, que el próximo martes presentará la Alta Costura de Givenchy, convirtiéndola en la única diseñadora británica que organiza desfiles de menswear, womenswear, prêt-à-porter y Alta Costura.
 

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.