×

En Estocolmo, H&M se esfuerza por reducir su huella ambiental

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
today 9 abr. 2019
Tiempo de lectura
access_time 7 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Una declaración que debe resonar como una convicción: “Nuestro planeta dará la bienvenida a casi 3 000 millones de personas más de aquí a 2050. Esto crea grandes oportunidades para un grupo como el nuestro, eso es bueno. Pero también significa grandes impactos si continuamos de la forma en la que la industria está organizada actualmente. La innovación debe permitirnos encontrar soluciones, avanzar hacia una industria circular. Y podemos jugar un papel importante en la promoción de innovaciones”.


Karl-Johan Persson, durante la conferencia de la fundación H&M, el 3 de abril - FNW


El pasado 3 de abril, la persona que habló en Estocolmo en la inauguración de la conferencia anual de la fundación H&M sobre RSE y nuevas tecnologías, no es responsable de la eco-responsabilidad ni está a cargo de la innovación dentro de H&M. Se trata de Karl-Johan Persson, director general del poderoso grupo sueco fundado por su abuelo hace casi 70 años.

Esa misma noche, su padre, Stefan Persson, director de la junta directiva del grupo familiar (los miembros de la familia tienen más del 70% de los derechos de voto, ndr), entregó por primera vez el premio Global Change.

Vaiajamos hasta Estocolmo, a la sede de H&M, para tratar de entender la filosofía de la casa con algunas preguntas en mente. ¿Cómo desarrollar una declaración coherente con sus acciones cuando realiza una facturación de más de 20 000 millones de euros en 2019, cuenta con 4 968 tiendas y depende de una red de 2 383 fábricas en el mundo?

Ante estos desafíos, el grupo apoya su mensaje eco-responsable a través de la comunicación y el desarrollo de productos. Para entrar en los detalles de sus iniciativas, el grupo organizó una reunión matutina en su ubicación de Estocolmo para presentar su progreso y enfoque en términos de responsabilidad ecológica e innovación.

El grupo se centra sobre todo en su compromiso de reducir sus emisiones de carbono (pretende tener un "clima positivo" en sus propias operaciones para 2040), su deseo de dar más transparencia a sus procesos y sus avances en el uso de materiales más responsables. Para avanzar en este camino, H&M ha confiado en socios que tienen un fuerte enfoque en la responsabilidad ambiental y social, como la Cumbre de la Moda de Copenhague, la Fundación Ellen MacArthur y WWF.

La publicación de su informe ambiental y social es una oportunidad para que el grupo informe anualmente sobre la mejora de su impacto ecológico y social. Ya desarrollada en la web de su marca Arket, el grupo anuncia el despliegue de su herramienta de presentación detallada de abastecimiento de productos para la web de la marca H&M en 2019. En lo que respecta a la responsabilidad social, el grupo destaca su "Fair Living Wage Strategy", que apunta a permitir que los trabajadores en las fábricas de sus subcontratistas desarrollen la representación de los empleados para mejorar sus condiciones de trabajo. Y uno de los pilares de la estrategia RSE del grupo es tener un suministro de materiales más responsable.



Los responsables de innovaciones y eco-responsabilidad de H&M durante una presentación en la sede de Estocolmo - FNW



En su edición de 2018, el grupo destaca que el 57% de los materiales utilizados en su producción son reciclados o responsables con el medioambiente. Su avance se realiza principalmente sobre el algodón, donde el grupo reclama el 95% del algodón responsable o reciclado. Su objetivo es alcanzar el 100% en 2020. Si bien 79.9% de su algodón es calificado BCI (Better Cotton Initiative), que valida una formación de profesionales la cadena de producción de algodón, la participación del algodón orgánico también ha ganado importancia este año. Representa el 14.6% de sus productos de algodón, en comparación con el 12.1% en 2017. El algodón reciclado actualmente pesa solo el 0.3% de su producción.

Las alternativas al algodón

Sin embargo, aunque mejore su abastecimiento en este asunto en particular, a medio plazo la demanda global de algodón, especialmente responsable, puede experimentar cierta tensión debido a la competencia entre diferentes producciones en terrenos cultivables. "El algodón aporta muchos beneficios, pero también crea muchos desafíos. Miramos hacia el futuro, los desafíos para el planeta y cómo es probable que evolucione el panorama de abastecimiento. También estamos estudiando cómo hacer que evolucionen otros materiales responsables”, dice Anna Gedda, que dirige el segmento eco-responsable del grupo.


Karl-Johan Persson y Stefan Persson rodeados por los ganadores de los premios Global Change de 2019 de la fundación H&M - H&m Foundation


Los ganadores del premio Global Change de la Fundación H&M ofrecen algunas ideas para explorar. En los últimos dos años, han destacado las producciones a base de cáñamo, plátano, piña, ortiga y nuevas membranas impermeables ecológicas y biodegradables. ¿Qué permite a H&M cambiar más rápidamente en un modelo 100% eco-responsable?

"Hoy estos procesos solo se aplican a pequeña escala. Aún no han demostrado su relevancia a gran escala. Deben pasar del laboratorio a la siguiente etapa. Una vez que hayan validado su capacidad a gran escala, serán industrializables por proveedores más grandes ", dice Anna Gedda.

La fibra de naranja, uno de los nuevos materiales destacados por H&M

El grupo destaca la posibilidad de avanzar en este camino con una primera colección hecha a partir de fibra de naranja, un material que ganó el primer premio de la fundación H&M hace cuatro años. Integrado en la colección Conscious, que cuenta con un número limitado de piezas.

Aunque el grupo explica cómo invertir en una transición de su modelo, permanece muy orientado al consumo de ropa y al suministro regular de nuevos productos que respondan a las últimas tendencias. Pero para Arti Zeigham, jefe de IA en el grupo, el análisis de datos debería optimizar esta producción. “Lo llamamos inteligencia amplificada”, explica. “Brindamos apoyo adicional a las personas que toman decisiones. Trabajamos para poder planificar mejor cuántas piezas necesitamos comprar para un producto y luego nos asegurarnos de que llegue en el momento adecuado y al lugar correcto. La mayor parte de nuestro trabajo es optimizar la cadena de suministro. Creemos que esto nos permitiría reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono en un 10%”.


Las pieles de naranja permiten fabricar una fibra parecida a la seda. - Site H&M


Así, para satisfacer estas necesidades de producción más "verdes", más que los materiales derivados de los residuos de alimentos, el grupo se está centrando en los materiales reciclables. Afirma que apunta a una producción 100% circular y renovable a largo plazo, sin fijar una fecha límite. Un gran desafío, ya que el grupo fue acusado el año pasado de quemar decenas de toneladas de ropa en 2017. La explicación del grupo es que hay pequeñas cantidades de productos que se queman porque no son adecuados para la reventa o el reciclaje. Para sus otros productos, el grupo explica que utiliza promociones en sus tiendas y sus webs y lanzó el año pasado A-Found en Suecia, una nueva empresa de liquidación de existencias que ya cuenta con cuatro unidades.

Hacia un modelo más circular

El grupo mira cada vez más hacia nuevos modelos. Con su Laboraty, dirigido por Laura Coppen, tiene participaciones en una docena de start-ups que trabajaban en los materiales, nuevos modelos de negocios o incluso productos escalonados. Su marca Premium, & Other Stories, pronto probará el mercado de segunda mano con una de estas strart-ups, la web sueca Sellpy.

Uno de los puntos fuertes en los que el grupo H&M parece estar muy comprometido para los próximos años es el desarrollo de una industria circular. En 2018, recolectó unas 20 000 toneladas de ropa usada en sus tiendas. Y espera 25 000 toneladas para 2020. Aunque el sector aún está lejos de poder reutilizar todas estas toneladas de materiales para crear nuevas fuentes para la industria textil.

“Algunos productos son buenos para la segunda mano. Hoy en día, hay muchas cosas que se hacen en torno al reciclaje mecánico, lo cual tiene un impacto en la calidad, en la longitud de las fibras”, analiza Anna Gedda. “Y vemos muchos avances prometedores en el reciclaje químico que separa las fibras y luego las convierte en nuevos materiales”.

H&M está invirtiendo en un proyecto llamado Moral Fiber, cuyo objetivo es permitir el reciclaje de materiales de poliéster, o en Colorfix, especializado en teñido ecológico. De acuerdo con las conclusiones de la jornada RSE organizada por la Fundación H&M, estas innovaciones deben acelerar su crecimiento para pasar a una escala industrial y brindar su respuesta para ayudar al sector a enfrentar el desafío climático. Algunos de los participantes “no quieren que la historia los recuerde como la última generación que pudo actuar pero no hizo nada”. Aun así, su mensaje aún debe ser escuchado por los directores generales y directores financieros del sector.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.