×

El imparable negocio bohemio de Isabel Marant

Publicado el
today 30 sept. 2019
Tiempo de lectura
access_time 2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Isabel Marant nunca falla. La diseñadora parisina es una profesional del "business", conoce bien lo que se espera de su marca y sabe de sobra cómo ponerlo a funcionar. ¿El primer paso? Un nuevo desfile en la semana de la moda parisina para presentar su nueva colección para la próxima primavera-verano 2020, la noche del pasado jueves 26 de septiembre en el exterior del Palais Royal. Un espectáculo de siluetas con el emblemático sello de la creadora, aderezado de una buena dosis de supermodelos y música de tintes brasileños. Ingredientes mágicos para que la locomotora "Marant". 


Isabel Marant - Spring-Summer2020 - Womenswear - Paris - © PixelFormula


El último desfile de la jornada, que siguió al del esperadísimo Off-White sin la presencia de su mediático diseñador Virgil Abloh, no decepcionó. Pocas sorpresas en el horizonte, pero como si eso tuviese alguna importancia en los shows de Isabel Marant. Ella sabe lo que sus compradores, influencers y más fieles seguidores quieren ver (y por su puesto comprar). ¿Por qué habría entonces que proponerles otra cosa?

Imprescindible: un casting de modelos irreprochable, liderado por rostros mediáticos con los que crear sensación y repercusión en redes sociales. Gigi Hadid, que hizo doblete tras el show de Off-White en el museo Pompidou, la omnipresente de las pasarelas Kaia Geber o la sensación sudanesa Adut Akech. Sin olvidar a las consolidadas Eva Herzigova, Natasha Poly o Amber Valetta, que hicieron gala de experiencia a paso firme y percusión de batucada. No faltaron tampoco tops en el front-row, donde Jourdan Dunn o Elsa Hosk escoltaron al periodista norteamericano Derek Blasberg, quien está al frente de la división de belleza y moda del gigante Youtube. 


Isabel Marant - Spring-Summer2020 - Womenswear - Paris - © PixelFormula



Isabel Marant regresó a sus piezas estrella, revisadas con aires ochenteros. Shorts vaqueros, deshilachados y muy cortos, pantalones "slouchy" y chaquetas amplias de mangas abullonadas, combinadas con chalecos cortos, blusas de croché y alguna que otra transparencia. Sin olvidar sus típicos estampados de inspiración étnica, el denim declinado en tonalidades pastel y con efectos tie-dye o incluso sensuales monos destinados a ser el objeto de deseo de las influencers. Al igual que sus finas sandalias planas o sus botas altas de ante y cuero, un clásico de la casa.

Al igual que en sus últimos desfiles, también hubo espacio para algunos looks masculinos, que siguieron la coherencia de los estampados florales o folclóricos de las piezas para mujer, apostando por un aire ligeramente más setentero y bohemio. Una inspiración que también rodea a la diseñadora francesa, que al final del desfile salió a recoger sus aplausos, enfundada en una chaqueta blanca al estilo de sus modelos, con el pelo recogido en un improvisado moño y acariciada por un moreno veraniego. Un espíritu tan relajado y estival como el de sus exitosas prendas.
 

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.