×
Por
EFE
Publicado el
5 sept. 2022
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El corsé empodera a la mujer y abre un nuevo lenguaje en el vestir masculino

Por
EFE
Publicado el
5 sept. 2022

El corsé, pieza que mejor simboliza la opresión y la emancipación de la mujer, vuelve a estar de moda esta temporada y no sólo se convierte en el mejor aliado del empoderamiento femenino, sino que también ofrece un nuevo lenguaje en el vestir masculino.


El corsé, aunque provoca aprietos, brilla en cualquier sitio - Pexels


"Con el corsé, el hombre ha encontrado un nuevo lenguaje en el vestir que resulta atractivo y bonito", dice este lunes en una entrevista con Efe el diseñador Alejandro Gómez Palomo, alma de la firma Palomo Spain.

"El corsé es una de esas piezas históricas que ha acercado la moda femenina a la moda masculina", añade el diseñador quien asegura que esta prenda "redefine y esculpe" la silueta.

"Hasta hace muy poco, el que el hombre marcara cintura resultaba extraño, estaba mal visto o sencillamente no se encontraba atractivo y no se usaba", añade Gómez Palomo.

Hace seis años, el diseñador de Posadas (Córdoba) llegó a la pasarela madrileña con la intención de dar un vuelco al atuendo varonil y concedió al hombre el derecho a lucir plumas, volantes, sedas, tules, colores por doquier y por su puesto, el corsé.

"Mi intención era liberar al hombre de ese aire convencional", dice el diseñador, quien considera que "la moda masculina ha cambiado mucho".

Con esa idea de renovación, Alejandro Gómez Palomo convierte el corsé -pieza histórica en el armario de María Antonieta y también en el de el rey Jorge IV, así como en el de muchos dandis que en las primeras décadas del siglo XIX desean estrechar la cintura- en una camisa que combina con pantalones de talle bajo.

Este clásico diseño de ballenas y cordones con el que ajustaba su cintura Scarlett O'Hara en la película "Lo que el viento se llevo", ha cautivado a las casas de moda que lo presentan de mil formas diferentes para seducir a mujeres y hombres.

En tiempos en que el feminismo invita a liberación surge esta tendencia incoherente que, aunque provoca aprietos literales, brilla en cualquier sitio, bien sea la oficina, tomando una copa o posando sobre una alfombra roja.

El corsé nunca se ha ido del todo. En la década de los 70, la británica Vivienne Westwood los recuperó y pasaron de ser prenda de interior a exterior, eso sí envuelta en un halo reivindicativo, transgresor y "punk".

Desde las creaciones de Tom Ford a las de ManéMané, Versace o David Koma, todas alaban el gusto por marcar cintura, una moda en la que mucho tiene que ver la serie de televisión "Los Bridgerton".

Más allá del diseño clásico de corsé con cordones a la espalda que presenta Maya Hansen o el bustier con conos que creo Jean Paul Gaultier para Madonna, la versión escultura gana terreno desde Daniel Roseberry, diseñador de moda estadounidense, creara su universo para la firma Schiaparelli.

El corsé se lleva con pantalones o faldas. "También sobre camisas y vestidos ofreciendo una combinación cómoda, versátil y elegante", dice Gómez Palomo.

En la pasarela firmas como Gucci, Burberry, Fendi, Dior o Balmain presentan el corsé en sus propuestas para esta próxima temporada otoño-invierno.

"El corsé permanecerá en el armario largo tiempo y se llevará bien con trajes de chaqueta, vestidos y camisas", afirma la experta en tendencias de moda Pepa Fernández.
 

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.