×
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
7 jul. 2021
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El alquiler de ropa "no es tan ecológico como parece"

Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
7 jul. 2021

El incipiente mercado de alquiler de moda en Reino Unido ha recibido una mala nota. En lugar de ser considerado como una respuesta medioambiental positiva a la sociedad habituada a usar y tirar productos en el mundo, parece que el alquiler de ropa no es en absoluto sostenible.


Photo: Pexels/Public domain


Así lo afirma un estudio de la revista científica finlandesa Environmental Research Letters, que afirma que el alquiler de moda es peor para el planeta que tirar los artículos.
 
El informe, que evaluó el impacto ambiental de cinco formas diferentes de poseer y deshacerse de la ropa, como el alquiler, la reventa y el reciclaje, descubrió que el alquiler de ropa era el que tenía el mayor impacto climático de todos.

Los costes medioambientales ocultos eran la entrega y el embalaje, según el estudio, del que se hizo eco The Guardian. El alquiler implica una gran cantidad de transporte, llevando la ropa de ida y vuelta entre el almacén y la persona que la alquila. La limpieza en seco también es perjudicial para el medio ambiente, indicó el informe.
 
Este sector, en pleno crecimiento, se ha presentado como una posible solución a la crisis medioambiental de la moda. Un informe del Foro Económico Mundial de este año sugería que el sector genera el 5 % de las emisiones mundiales.
 
Sin embargo, en lugar de solucionar la crisis medioambiental de la moda, habría que recategorizar el alquiler, dijo Dana Thomas, autora del libro llamado “Fashionopolis: El precio de la moda rápida y el futuro de la ropa”.
 
"Deberíamos pensar en el alquiler como en las compras de segunda mano. No es algo que hagamos todo el tiempo. En lugar de comprar nuestra ropa e intercambiar conjuntos sin parar, deberíamos hacerlo en ocasiones, cuando surge la necesidad, como en los bailes de graduación o las bodas", opinó.
 
El estudio también reveló que muchas marcas de alquiler utilizan indebidamente el término "economía circular", sistema en el que la ropa pasa de una persona a otra antes de ser reciclada, como una forma de greenwashing.
 
Este sugiere que si las empresas de alquiler cambian su logística para hacerla más respetuosa con el clima, este estaría, desde el punto de vista medioambiental, al mismo nivel que la reventa. También se ha descubierto que la forma más sostenible de consumir moda es comprar menos artículos y usarlos el mayor tiempo posible.
 
"Ningún ejecutivo quiere reformar su negocio, y eso es lo que requerirá 'ser ecológico’. No basta con retoques, sino una revisión completa", dijo Thomas.

"Están demasiado centrados en las ganancias a corto plazo como para invertir en beneficios a largo plazo", añadió.
 
Thomas también dijo que el mantra del consumidor debería ser: "¿Quiere ser sostenible? Compre menos, compre mejor".
 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.