×
Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
19 nov. 2021
Tiempo de lectura
6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Diane von Fürstenberg, hija de refugiados, celebra los DVF Awards en París

Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
19 nov. 2021

“La pandemia ha retrasado a las mujeres 35 años. Ha hecho que millones de ellas tengan que regresar al hogar. Es así de simple”, dijo la revolucionaria diseñadora Diane Von Fürstenberg, hija de refugiados, en la más reciente ceremonia de entrega de los DVF Awards, creados en conjunto con el Women’s Forum y celebrados por vez primera en París la noche del miércoles 17 de noviembre.


Diane von Fürstenberg, en la segunda fila al centro, junto a sus invitadas - Foto: Cortesía de Diane von Furstenberg


“La primera vez que me sentí realmente libre fue cuando mi madre me dejó tomar el tren sola, cuando tenía nueve años, desde Bruselas hasta París, donde mi tía tenía una tienda muy elegante. Fue la primera vez que me sentí libre. Es la ciudad que me convirtió en feminista”, dijo Von Fürstenberg, nacida en Bélgica, en una conversación con Fashion Network.

En el escenario dorado del Palais Garnier, la ópera más grande de París, cinco mujeres únicas recibieron premios DVF 2021. Del país adoptivo de Diane, Estados Unidos, la corresponsal principal internacional de CNN, Clarissa Ward, y la filántropa y empresaria Melinda French Gates, recibieron el premio Inspiration Award y Lifetime Leadership Award, respectivamente.

En un mes dominado por imágenes de refugiados sufriendo y destrucción climática, esta última apenas contenida por el acuerdo COP26 del fin de semana pasado, la refugiada rohinyá Wai Wai Nu de Birmania y la activista climática Vanessa Nakate de Uganda también fueron homenajeadas con premios DVF. Al igual que la Dra. Rouba Mhaissen, un activista y defensora siria/libanesa que vive en el Líbano y que fundó Sawa for Development Aid, que brinda ayuda a los refugiados sirios desde hace más de una década, desde que las primeras 40 familias huyeron de la guerra civil de ese país. Cada una de las ganadoras recibió 50 000 dólares.

“Cuando se necesitan miles de millones de dólares para ayudar a reducir las emisiones en la crisis climática, una subvención de 50 000 dólares puede no parecer mucho. Pero este dinero será nada menos que transformador para nuestro Movimiento Climático Rise Up en Uganda, ayudando a financiar el acceso a la iluminación con paneles solares y proporcionando estufas ecológicas para alimentar a los niños en las escuelas. Ayudará a llevar electricidad y cocina limpia a 21 escuelas, en las que estudian 8000 niños, así como a reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire”, explicó Nakate.


Diane von Fürstenberg con la muñeca Little Amal - Foto: Saskia Lawaks


Últimamente, el negocio de la moda de DVF ha tenido problemas. El año pasado, cerró tiendas insignia en Londres y París, y despidió a varios cientos de empleados en Nueva York, ya que se volvió una marca digital y se centró en China, donde todavía tiene alrededor de 60 boutiques.

Sin embargo, sigue siendo una verdadera fuerza de la naturaleza. Von Fürstenberg incluso convenció a más de una docena de mujeres poderosas de participar en un vídeo conjunto en honor a la mujer más poderosa del mundo en los últimos 16 años, la canciller Angela Merkel. El elenco del video de DVF incluye a grandes figuras como Oprah Winfrey, Hillary Clinton, Jacinda Ardern, Sophie Wilmes, Nancy Pelosi, Barbra Streisand, Katrin Jakobsdottir, Nadia Murad, Amy Kobuchar, Gloria Steinem, Samantha Power, Friede Springer, Marlène Schiappa, Chimamanda Ngozi y Christine Lagarde.

Se encargaron de entregar los premios Lagarde, la primera mujer presidente del Banco Central Europeo; la autora Leïla Slimani; y la senadora anticorrupción franco-colombiana Ingrid Betancourt. Por su parte, DVF le entregó uno a Gates a través de un enlace de vídeo.

Von Fürstenberg lanzó los premios en 2010. Esta edición marcó la decimosegunda entrega de los DVF Awards, después de que la última edición se celebrara antes de la pandemia, en 2020 en Washington D. C., en honor a Ruth Bader Ginsburg e Iman.

Hablando de su conexión francesa, Von Fürstenberg comentó: “Este es el país de la gran Simone de Beauvoir y Simone Veil. Acabo de ver una hermosa obra de teatro sobre ella el sábado por la noche. Simone Veil tenía una historia muy similar a la de mi madre. Estuvieron en Auschwitz al mismo tiempo, mi madre tenía 21 años, Simone Veil tenía 16; y también hicieron las marchas de la muerte. Hay una hermosa tradición de feminismo aquí en Francia y de la moda francesa. Elle se adelantó a su tiempo, con grandes editores en jefe, mientras Marie Claire fue una revista muy feminista. Entonces, diría que mi primer contacto con el feminismo fue en Francia”.

Weil fue una magistrada y política francesa que fue presidenta del Parlamento Europeo, la primera mujer en ocupar ese cargo.

Pasando a una nueva generación de escritoras feministas francesas, Diane elogió Le Consentement, novela en la que la escritora Vanessa Springora denuncia al autor reconocido y pedófilo Gabriel Matzneff, quien la explotó sexualmente cuando tenía 14 años, lo que ayudó a acabar con medio siglo de apatía en el mundo literario de Francia.

“He leído todos estos libros y los amo. Recuerdo que cuando era niña no había posibilidad alguna… de hacerse oír. Quiero decir que se consideraba tan normal. Entonces, este movimiento es bastante bueno", remarcó.

Cuando se le pregunta sobre el empoderamiento de las mujeres, y cuál sería el cambio inmediato que haría, respondió: “Me gustaría que las mujeres estuvieran en condición de igualdad. Pero necesito muchos dedos para chasquear”, dijo riendo Von Fürstenberg.

Otro invitado clave de DVF fue el títere más famoso del mundo: Little Amal, la obra de arte viviente de 3,5 metros de altura en el corazón de The Walk, que realiza un viaje de 8000 km para apoyar a los refugiados. La diseñadora posó alegremente bajo la obra de arte viviente de la joven refugiada siria que ha visitado Turquía, Grecia, Italia, Francia, Suiza, Alemania, Bélgica e Inglaterra.

“Mis dos padres fueron refugiados después de la guerra... Hace poco descubrí que de hecho yo no tuve nacionalidad sino hasta los siete años. No lo sabía. También recuerdo que en 1956, después de la Revolución Húngara, iba en el auto con mi padre y él se ofreció como voluntario para llevar a los refugiados húngaros desde la estación a dondequiera que fueran. Recuerdo una conversación que tuvimos en el auto cuando dijo: ‘Siempre tienes que ser amable con los refugiados’. Pero no se trata solo de ser amable con los refugiados, y es por eso que quería rendir homenaje a la canciller Merkel. Decidí esto la semana pasada, cuando tuve la idea de ponerme en contacto con todas las mujeres más influyentes del mundo, se me ocurrió hacer pequeños mensajes en su teléfono. Agradecer a la Sra. Merkel por sus 16 años de asombroso liderazgo con compasión, con inteligencia, con dignidad. Cuando acogió a un millón de refugiados, hizo un gran favor a los refugiados, pero también le hizo un favor a Alemania. Porque cuando abres tus brazos a las personas, ellas trabajan duro para ti. ¡Mi hijo Alex todavía solo va a médicos inmigrantes porque cree que estudiaron más duro!", concluyó.
 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.