Del minimalismo de Oliva al lujo de Teresa Helbig

En la pasarela madrileña se ha visto este martes costura, artesanía y gusto por los tejidos en todas las propuestas, desde el minimalismo de Juanjo Oliva hasta el lujo de Teresa Helbig, pasando por barrocos frunces de Devota&Lomba, las crinolinas de The 2nd Skin Co, los patrones intelectuales de Ana Locking, el look festivo de Pedro del Hierro y la practicidad de Roberto Verino.


Pasarela de Juanjo Oliva - Ifema

Juanjo Oliva ha dado un paso más y apuesta por una colección "en la que los tejidos son lo más importante", con veintiséis piezas que se pueden utilizar en cualquier momento porque "no hay temporadas", explica el diseñador.

Con este esquema, Oliva propone prendas de silueta "oversize" con guiños deportivos, prendas de larga vida porque considera que si una pieza funciona bien ¿por qué no se va a utilizar muchas veces?. "Mis clientas siempre me preguntan, ¿y esto con qué lo combino?".

Y así, muestra las mismas prendas en varias propuestas del desfile, por ejemplo un chaleco azul que sale con un vestido blanco y después con otro negro de aire más nocturno.

Un ejercicio comprometido además con la sostenibilidad -el consumo responsable de moda es de lo más respetuoso con el medioambiente-, una idea que Oliva suma al uso de tejidos hechos con plástico PET que utiliza para coser una gabardinas fabulosas junto a una nueva colección de gafas para Multiópticas.


The 2nd Skin Co, o el interior de las prendas


2nd Skin - Ifema

"Atelier Madrid" es el título que engloba los diseños de The 2nd Skin Co. para primavera-verano 2020 con los que quieren poner de relieve el proceso creativo de un vestido. "Mostramos el interior de las prendas", explica Juan Carlos Fernández que junto a Antonio Burillo, son el dúo creativo de la firma.

La primera salida, un vestido blanco con el que han querido hacer referencia a los miedos que supone enfrentarse a un lienzo o folio en blanco.

Superado ese temor, los diseñadores han desarrollado una colección con corsés, crinolinas (miriñaque) y tejidos que modelaban el cuerpo, fieles a una estética refinada dirigidas a mujeres que quieren vestir de cóctel.

El vestido, en diferentes largos, vuelve a ser la prenda estrella de su nuevo trabajo, realzados con escotes a la espalda, hermosas lazadas, bordados o minimalistas, de corte lencero, como si se tratara precioso camisón.


La artesanía de Teresa Helbig


Uno de los estilismos de Teresa Helbig - Ifema

Las chicas Teresa Helbig se convierte esta temporada en mujeres que siente un amor infinito por la moda, que hablan de arte, una idea que la diseñadora ha trasladado a la pasarela con vestidos de rafia de aire campestre, blusas de cuero troquelados, faldas tableadas hechas en piel de pitón.

Piezas que requieren horas y horas de taller al igual que los vestidos de tul, enriquecidos con bordados de ganchillo hechos con tiras de tul -"la versión mini ha requerido más de 1500 metros de tul", explica Helbig-.

El tul ha sido el hilo conductor de la colección, en la que sobresalen lindos vestidos de rafia y trajes de chaqueta con cientos de tachuelas, "prendas chulescas", dice la diseñadora, que pronto presentará en Los Ángeles (EE.UU.) sus creaciones.


El barroquismo contenido de Devota&Lomba


Devota&Lomba - Ifema

Devota&Lomba regresa a la pasarela madrileña buscando con "Oasis", el título de su colección, un paraíso en el que tienen cabida el minimalismo y las líneas rectas habituales en sus diseños, pero también ricos estampados, volantes y frunces que dan volumen a una colección armónica.

El barroquismo en los frunces añaden vistosidad en vestidos que tienen como ornamentos lazos para "exagerar el volumen" y que contrasta con piezas rectas en lino artesano en blanco y un vivo buganvilla.

Para este diseñador, que no tiene "prejuicios ni con estampados ni colores ni tejidos", la textura es "fundamental" para construir una estructura, armar una pieza.

A Modesto&Lomba le gusta trabajar de manera "artesana" una característica que se observan en un mono blanco con patas "palazzo" gigantes o una bomber en poliester estampado.


Ana Locking, un retrato de lo diferente


Anna Locking - Ifema

Ana Locking se ha inspirado "en mujeres raras que no cumplen con el estereotipo femenino" para crear "A Short Story of Weird Girls", en la que se han visto cinco estéticas diferentes donde aparece una mujer romántica pero con mirada al futuro que viste con plisados, texturas en lamé con piezas de joyería, que enriquecen la camiseta más sencilla.

La sastrería de caballero aparece para vestir a una mujer en blanco y negro "con clásicos renovados", piezas que se adornan con un ojo "surrealista" en estampados y broches.

Con tejidos técnicos como el PVC, la diseñadora crea la imagen de una mujer que "arriesga". La minifalda las reserva para una mujer sexi, "sofisticada". Un clásico que nunca pasa de moda en el armario femenino.


Pedro del Hierro muestra su lado festivo


Pedro del Hierro - Ifema

En la Real Casa de Correos, en la madrileña Puerta del Sol, la firma Pedro del Hierro, bajo la dirección creativa de Nacho Aguayo para mujer y Alex Miralles para hombre, ha presentado esta tarde SuperBloom, la nueva colección primavera-verano 2020, inspirada en el continente africano.

Eso sí, han dejado a un lado la silueta y la estética de la tribu Masai y el "look" de mujer exploradora y han mostrado prendas "sofisticadas, de elegancia natural, en la que están los valores de marca", ha explicado a EFE antes del desfile Nacho Aguayo, uno de los diseñadores favoritos de la reina Letizia, que en varias ocasiones ha lucido prendas que llevan su firma. Con buenos conocimientos de costura, Aguayo ha mostrado prendas festivas, de cierta opulencia.

En esta colección de "alma nocturna" en lugar de hacer vestidos de fiesta, a Aguayo le ha parecido más interesante y atractivo meter más túnicas y pantalones y declinarlas en todas sus versiones, "hemos querido dar otras opciones al vestido largo", explica Aguayo, quien propone vestir de noche con monos, top anudados al cuello o abrigo con pantalón. Unas de las piezas más reseñables han sido una serie confeccionada con tejido moharé bordado con estrellas plateadas y los algunos estilismos de baño.

En la colección de hombre, Alex Miralles, ha desarrollado una línea en piel troquelada -cazadoras, calzado, bolsos- poniendo el foco en la artesanía española. Son conscientes de que la sociedad quiere un mundo más sostenible, por ello han trabajado una línea con tejidos ecológicos, como el algodón orgánico.


Roberto Verino y su debilidad por una Kennedy


Roberto Verino - Ifema

Roberto Verino mostró la esencia de los años '90 a través de una mujer que fue icono de estilo de esa época, Carolyn Bessette, la esposa de John John Kennedy, una pareja emblemática que falleció en accidente de avión hace veinte años.

"A través de ellos, especialmente de Carolyn queríamos recuperar los mejores años de la moda española, haciendo un guiño a los '70 también", explica el diseñador gallego, que combina la sobriedad de una década con el romanticismo de otra, pero que en ambas mantiene la "calidad de la sencillez".

Con esa intención reivindica el "menos es más", porque no se trata de "aparentar sino de ser de verdad" y de apostar por la "sostenibilidad" de una manera real, de forma que se consuman "menos, pero mejores prendas", para no despilfarrar en gastos superfluos.

Armarios en a los que esta nueva propuesta incorpora napa de cordero y piel de oveja, en algunos casos con su pelo, el clásico cheviot o los cuadros en un planteamiento donde se hace cómplice la "funcionalidad con el estilo".

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Moda - Prêt-à-porterModa - OtroLujo - Prêt-à-porterLujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER