×

Christian Lacroix, invitado sorpresa de Dries Van Noten

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
today 26 sept. 2019
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Fue un secreto bien guardado hasta el final. Cuando Dries van Noten salió a saludar al público junto a Christian Lacroix al terminar el desfile, pocos esperaban una sorpresa así. El diseñador belga invitó al diseñador francés a crear una colección con él. Este último llevaba sin pisar una pasarela desde 2009, cuando cerró su casa de moda. Una colección de prêt-à-porter con tintes de alta costura, presentada el miércoles en la Ópera de la Bastilla.


DVN x CLX, primavera/verano 2020 - © PixelFormula


A lo largo de este espectacular desfile se fue revelando alguna pista aquí y allá... Las rosas rojas colocadas sobre las gradas del público acompañadas por la misteriosa etiqueta "DVN x CLX", la pasarela elevada como marcaba la tendencia en los años ochenta, la alta costura y el toque teatral de algunos estilismos, las colas de volantes de vestidos andaluces, los lunares... algo que debería haber despertado sospechas sobre el contenido poco usual del desfile. Un espectáculo intenso y fuera de los normal, del que solo la moda tiene el secreto.
 
Este increíble desfile era de lo más inesperado, estaba decorado como una especie de búnker, en un almacén de la Ópera de la Bastilla con solo una larga pasarela blanca y un piano de cola. Cuando llegó el pianista y tocó la primera nota, se hizo un silencio absoluto.


DVN x CLX, primavera/verano 2020 - © PixelFormula


Otras notas resuenan en el gigantesco espacio de cemento creando un momento extrañamente solemne, antes de que comience a sonar el Trio para piano n.º 2 de Schubert, en referencia a la película de Stanley Kubrick "Barry Lindon", que inspiró esta colección primavera - verano 2020.
 
Los primeros estilismos austeros en blanco y negro pronto dieron paso a trajes coloridos con mosaicos de motivos florales y animales y telas preciosas. Brocados o damasco de colores brillantes (rojo, naranja, amarillo, rosa), sedas tejidas con grandes flores, satén bordado, fruncidos y volantes se entrelazan en abrigos barrocos y vestidos de gitana. Los bordados dorados se insinúan en el hombro de un abrigo negro o de un sencillo suéter gris.


Christian Lacroix y Dries van Noten - © PixelFormula


Las cintas negras ondean alrededor del cuerpo o se imprimen de manera contemporánea en vestidos de algodón y en un par de vaqueros blancos. Delicadas plumas negras se cuelan en un vestido o en un bolso, o se plantan directamente sobre la cabeza con un gesto teatral. Las prendas de punto, faldas y pantalones sencillos se mezclan con piezas ultra lujosas.
 
Aquí reside la belleza de esta colección, que logra fusionar maravillosamente el vocabulario de los dos creadores. Por un lado se tiene "la austeridad protestante holandesa mezclada con opulencia borgoñona" del belga y, por el otro, "la extravagancia barroca y alegre" del francés. El abrigo albornoz de jacquard se combina con jeans con flores bordadas, mientras que un cortavientos de tafetán rosa impactante se transforma en un vestido capa con cola o en una chaqueta bordada con perlas negras.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.