×

Benetton alarga el verano con la apertura de la Semana de Milán

Publicado el
today 18 sept. 2019
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Una oleada de alegría y color ha invadido Milán el martes por la noche, en la víspera de la Semana de la Moda, con el segundo desfile de Benetton firmado por Jean-Charles de Castelbajac. El diseñador eligió la histórica piscina Cozzi de los años 30 para presentar su "Nouvelle Vague" en tecnicolor. Una colección con temática deportiva y veraniega, como los nadadores en trajes de baño y coloridas batas, que abrieron el espectáculo, y los buzos que lo cerraron.


Un look para primavera/verano 2020 - Benetton


Unas cincuenta siluetas, femeninas y masculinas, bordearon la piscina de 33 metros acompañadas por la banda sonora electro-pop del DJ Michel Gaubert, presentando trajes ligeros y divertidos inspirados en la costa, minivestidos negros con cremallera como trajes de buceo con suéteres marinos de jacquard decorados con anclas o banderas de veleros y con rayas en forma de olas.

Las prendas de colores vistosos estuvieron acompañadas con viseras sobre la cabeza o con gafas de sol y boinas blancas de espuma de mar. Las modelos llevaban sandalias, cuya plataforma estaba decorada con grandes rayas azules y blancas como en las tablas de natación o surf, dejando ver calcetines alegres y medias a rayas.


Postal de la Costa Azul

La elegancia veraniega de la Costa Azul se ajusta a la colección a través de atuendos frescos de color rosa pálido de Vichy, refinadas faldas de encaje de St. Gallen o un divertido vestido de postal en algodón. En el frente aparece en un gran panel rectangular de tela que cae sobre los flancos el contorno del puerto de Saint-Tropez, destacando un tablero de ajedrez blanco y rojo. Detrás, el vestido toma la apariencia de una postal real, con dirección y una pequeña palabra cuidadosamente escrita sobre un fondo blanco. Depende de cada uno envolver a su manera la tela alrededor de la cintura como una falda de abrigo.

"Quería alargar las vacaciones, por eso elegí este lugar en particular", bromea Jean-Charles de Castelbajac en el backstage.

"Después del primer desfile en febrero, quería crear una nueva experiencia y elegí esta piscina porque encontré en los archivos de Benetton muchos vínculos con el mundo marino y el agua. También está la idea de viajar y explorar. Las piscinas siempre se han utilizado para preparar grandes conquistas como la del espacio, porque es el equivalente a la ingravidez”.

Habiendo obtenido carta blanca, Jean-Charles de Castelbajac quería multiplicar los experimentos. Ha trabajado esta temporada con papel, bolsas sólidas y resistentes de cemento o harina, y convirtió este material en una gabardina con un aspecto duro, totalmente impermeable, o en un top y una decoración adherida a una falda.
 

El show celebró los colores de la marca al borde del agua - Benetton


Como en febrero, dominaban los colores del arco iris. Se desplegaban en grandes pinceladas, goteando en los tops y faldas plisadas. Los encontrábamos en grandes bandas en un punto de manga corta o escondidos en los pliegues de una falda de denim o en medias, alternando la transparencia del nylon blanco con rayas grandes de colores llamativos. Cabe destacar un vestido marinero original, adornado con mini suéteres Benetton con rayas multicolores, ¡algunos de los cuales sirven como bolsillos! En otros looks, estos mini suéteres cubrían una chaqueta o un tejido de punto.

“Deseo preservar una cierta idea de ternura. Siempre debemos echarle una mano al niño que hemos sido”, dijo el director artístico, que no oculta su alegría desde su llegada a Benetton. “Lo que he estado viviendo durante un año es increíble. ¡Nunca me dicen que no!”, dice el creador sexagenario entusiasmado, llamado al rescate el pasado octubre pasado por el jefe fundador Luciano Benetton para revivir la marca en declive.

Las ventas de la primera colección para otoño-invierno 2019-20 le dieron razón al jefe de Benetton, según el diseñador. “Los jóvenes, a quienes la marca había perdido, regresaron a las tiendas, las generaciones Z y Alpha. Todas las nuevas prendas básicas has recibido una gran bienvenida, las prendas de punto Mickey Mouse y Snoopy son algunos de nuestros productos más vendidos, como los calcetines a rayas. Incluso el abrigo con mini ovejas de pelo rizado a 1200 euros fue un éxito”, indicó.

El diseñador está creando los "nuevos clásicos" de Benetton. Quiere retomar, al variarlos de una temporada a otra, algunos modelos como vestidos, pantalones y camisas de algodón donde se encuentran dispersos, como manchas en un lienzo blanco, los colores Benetton mediante detalles (bolsillos, costuras, partes interiores).

“La idea es construir la colección en torno a tres posiciones: básica, básica-moda y moda”, dice Jean-Charles de Castelbajac, quien también se hará cargo de la división de niño, destinada a convertirse en "más rock and roll", mientras trabaja para reposicionar al hombre Benetton con nuevos elementos esenciales a través de trajes de nueva generación para llevar con zapatillas de deporte. Un hombre deportivo, que busca streetwear con pantalones arrugados y chaquetas de nylon.

Por último, no falta un guiño a Oliviero Toscani, cuyos detalles en las fotos de sus famosas campañas publicitarias para la marca están incluidos en estampados en maxi suéteres o camisetas blancas.