×

Balenciaga y Alaïa dialogan en París en una exposición sobre una moda perfeccionista

Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
27 ene. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Vestidos ligeros o sastrería arquitectural encajes y volantes dramáticos: las obras de los grandes modistos, el español Cristobal Balengiaga y el franco-tunecino Azzedine Alaïa estan en una exposición en París para hablar sobre una moda perfeccionista, a punto de desaparecer.


Azzedine Alaïa en el cartel publicitario de la exposición - associationazzedinealaia.org


Ochenta modelos seleccionados serán presentados por primera vez en un cara a cara entre estos dos maestros del corte en la fundación Alaïa, gran diseñador y coleccionista que murió en 2017. La historia comienza en 1968, cuando Cristobal Balenciaga decide cerrar su casa, ya no era reconocible en el auge del naciente prêt-à-porter. Azzedine Alaïa tuvo que elegir entre los vestidos de la casa destinados a ser tirados o vendidos y hacer con ellos lo que quisiera.

Este decidió conservarlos preciosamente y desde este momento comenzó a “coleccionar de forma abusiva a todos los grandes maestros de la moda a los que apreciaba" por haber retenido de este episodio “una gran responsabilidad hacia la herencia de la moda”, explicó el comisario de la exposición e historiador de la moda, Olivier Saillard, a la AFP.

La exposición cuenta también el “acercamiento estilístico entre los dos modistos”, que nunca se conocieron, pero que se hicieron famosos por sus cortes y las formas escultóricas perfectas de sus vestidos. "Ya no conozco modistos que sepan cómo cortar, ensamblar o coser un vestido con las manos, a veces lo hacen en parte, pero no hacen carrera con eso”, continúa Olivier Saillard.

“Es otra cosa que decirte a ti mismo: 'Voy a pasar mi vida rehaciendo la misma chaqueta hasta que la encuentre perfecta', como fue el caso de Alaïa y Balenciaga”.

“Son el Jean Prouvé o el Le Corbusier de su generación, no trabajaron para el cambio de tendencias, trabajaron para una prenda que podríamos guardar durante mucho tiempo", concluyó.

La exposición que dura hasta el 28 de junio se inauguró durante la Semana de Alta Costura en París, que terminó este jueves y que estuvo marcada por las despedidas de Jean Paul Gaultier, de 67 años, otro gran diseñador que desde hace años sufría por el frenesí de las colecciones. Contra todo pronóstico, el “enfant terrible” de la moda abandonó las pasarelas después de un grandioso show el miércoles, su último desfile, para dedicarse a otro proyecto que aún no ha revelado.

Otro anuncio sorprendente, el director artístico de Balenciaga, el georgiano Demna Gvasalia, ha anunciado que la casa quería volver al mundo de la Alta Costura: “Venimos de ahí, y volveremos después de cincuenta años”, declaró en una entrevista a Le Figaro esta semana.

"(Creo que es) conmovedor que esta marca, que cerró debido al nacimiento del prêt-à-porter pudiera ver renacer su Alta Costura gracias al éxito de nuestro prêt-à-porter, que era impensable incluso hace cinco años. La casa y su fundador se lo merecen”, aseveró Gvasalia.

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.