×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
13 may. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

​Hacia una difícil vuelta a la normalidad

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
13 may. 2020

Un estudio de McKinsey&Company intenta dibujar los posibles escenarios para la vuelta a la normalidad de la industria de la moda. En un momento en que casi el 40 % de los consumidores europeos espera ver reducidos sus ingresos, la moda podría ser uno de los sectores que más tiempo necesite para recuperarse.


La ropa se sitúa al final de la lista de prioridades de compra en Europa durante las próximas semanas - McKinsey&Company


La empresa especializada estudia con detalle cuatro escenarios concretos teniendo en cuenta dos factores: la gestión sanitaria y el apoyo estatal a las empresas. Aunque ambos son solo parcialmente efectivos, McKinsey augura una lenta recuperación a la industria de la moda. Si los dos son buenos, la recuperación será rápida. Si la respuesta sanitaria es la que falla, el rebote será intermitente. En caso de que falle la respuesta económica, la recuperación será lineal pero más lenta.

A nivel mundial, las compras esenciales representaban el 55 % del gasto antes de la crisis, y la proporción de compras secundarias tras la crisis podría pasar de un 45 a un 25 %. A esto se suma el impacto sobre el comercio de la moda y los artículos de lujo vinculado a los turistas, cuyo gasto ha disminuido hasta ahora entre un 80 y un 90 % dependiendo del país.

Pero mientras los economistas observan estos factores, los consumidores tienen su propio indicador a tener en cuenta: sus ingresos. En Francia y España, donde se registran los niveles más altos de pesimismo entre los encuestados, la mayoría de consumidores dice que les espera un futuro incierto. A mediados de abril, casi cuatro de cada 10 consumidores esperaba sufrir una reducción de ingresos a corto plazo. Y el 31 % indicaba el deseo de reducir sus gastos un poco o mucho.

La moda va a tener que esforzarse mucho para mantenerse entre ellos. Cuando se les preguntó sobre cuáles serían sus próximas compras físicas o electrónicas, los consumidores británicos, alemanes, franceses, portugueses, españoles e italianos colocaron la ropa al final de su lista de la compra para principios de mayo. Alemania es el país que menos va a ignorar la moda, mientras que España, Portugal y Reino Unido registran las peores puntuaciones.


La ralentización de las compras de moda se debe en gran parte a la preocupación de los consumidores respecto a su salario - McKinsey&Company


Una realidad que obliga a las marcas a renegociar urgentemente su oferta. Alrededor del 71 % de los directores han renegociado los precios para pagar menos de la mitad del precio acordado por sus pedidos. En el 41 % de los casos, estas renegociaciones afectan a más de la mitad de los pedidos totales. Además, el 64 % solicitaron pagos diferidos. Algo que no está exento de consecuencias: con el paso de los meses, los socios comanditarios esperan ver un número creciente de incumplimientos por parte de los proveedores, que estiman que afecte a más del 50 % de estos fabricantes de aquí a seis meses. Así que ya se puede apreciar el efecto dominó, desde los ingresos de los consumidores hasta los fabricantes.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.