London abre con el histórico gender bender de Edward Crutchley

El gender-bending en una corte real de los Tudor, donde los elegantes cortesanos se dirigían a una fiesta nocturna en un brillante evento de Edward Crutchley. Un show imperdible de moda masculina en un Londres post-electoral que se levantó el viernes en la mañana aturdido y con un estado ánimo optimista de abrazar lo foráneo de manera incondicional.

Edward Crutchley - Photo: Instagram - Image Models

Hombres en crinolinas y kimonos dignos de una geisha; o dandies en camisones florales; mujeres fuertes y chic en pantalones masculinos a cuadros y chaquetas de aviador de nylon con hombreras grandes. Voluminoso y ligeramente absurdo pero mejor. Todos vestidos con jacquards deslumbrantes y llamativos estampados de seda en tonos fuertes y camuflajes mezclados. Nada que realmente uno pueda usar para trabajar pero un gran statement de cómo la moda es un participante clave en la destrucción de los límites de siglos, códigos de vestir y puntos de vista de morales.
 
“Vestidos mantua; periodo Edo en Japón; vestidos de novias japoneses; una extensión histórica de 1680 a 1830. Pero no reverencial y con mucha textura, estampados y patrones; la luz jugando en todos ellos", explicó Crutchley, un escocés que ha trabajado en París para Kim Jones en Louis Vuitton durante la última década. La estética de Crutchley está a años luz del tailor deportivo de Jones, pero su nueva versión de los códigos de la moda tendrán influencia. Así de bueno es él.

Montado en un casting multirracial dentro de Ironmongers Hall, un viejo y maravilloso edificio de piedra tallada repleto de revestimentos; pinturas al óleo de la familia real. Una ubicación ideal para un espectáculo que utiliza la historia de la moda antigua para reinventar la ropa de hoy. Al igual que la música —una banda de punk rock tocando instrumentos medievales—, todos, en suma, fueron una celebración ruidosa de la Gran Bretaña alternativa.
 
Sin embargo, presentar su show en un lugar tan remoto, al este de la ciudad en el Barbican, significó que pequeños grupos de compradores y editores siguieran llegando incluso cuando los modelos ya habían salido a la pasarela. Lástima que se perdieran un peculiar momento de la historia de la moda.

Traducido por Francelia Rodriguez Ceballos

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

ModaLujo - Prêt-à-porterDesfilesDiseño