Las nuevas estrategias del lujo para enfrentarse a un mercado incierto

En un mercado cada vez más volátil, la industria del lujo está luchando por orientarse. Durante dos días, los participantes de la International Luxury Conference del New York Times, celebrada los días 13 y 14 de noviembre en Bruselas, han tratado de ver más claramente, proponiendo vías de trabajo. Entre ellos, la CEO de Saint Laurent, Francesca Bellettini ha presentado algunas de las reflexiones más interesantes.


Steve Shiffman, CEO de Calvin Klein - The New York Times International Luxury Conference

"Hoy en día, los clientes son mucho más móviles, compran en todas partes. De hecho, nuestros clientes no son solo los que compran nuestros productos, sino también aquellos que están comprometidos con la marca a través de las redes sociales", señala.
 
Otro punto presentado por la gerente ha sido la importancia de consolidar un negocio a nivel local para poder desarrollarse internacionalmente. "Si te enfocas demasiado en un segmento de clientes o una región en particular, te arriesgas a perder una gran cantidad de esa base de clientes en caso de un incidente importante en una región o cambios geopolíticos. Creo que es necesario crear un compromiso con el cliente primero en casa, para luego expandirse a otros países", dijo.
 
Durante la New York Times International Luxury Conference, también se ha hablado mucho sobre el legado y la importancia del logotipo. Una vez más, la directora de Saint Laurent compartió con el público un punto de vista original. "Es absurdo apostar todo por el logotipo. Hasta hace recientemente poco era el único valor de la marca. Ya no se puede pretender vender el producto de una marca solo por su nombre. Los jóvenes de hoy necesitan más sentir que pertenecen a una comunidad, en lugar de reconocerse en un logotipo. Te compran porque comparten los mismos valores. Ahí radica la importancia de ser inclusivo", estima Bellettini.
 
Inclusión es la nueva palabra clave para los jefes de la industria del lujo, como también ha señalado Víctor Luis, director de Tapestry (Coach, Stuart Weizmann, Kate Spade), quien explicó la importancia del conversar y asociarse más con los consumidores. "Somos total y absolutamente inclusivos, ya sea en relación con nuestros empleados o nuestros clientes", agregó Antoine Arnault, CEO de Berluti.
 
Estar más conectado y en sintonía con las nuevas generaciones no debe comprometer, sin embargo, la imagen exclusiva y de alta gama de las marcas de lujo, que deben procurar mantener su posicionamiento. "No hacemos fast fashion. Tenemos que seguir siendo un producto de lujo, algo que no todos puedan hacer. De lo contrario, corremos el riesgo de destruir nuestro negocio", ha afirmado Francesca Bellettini, recordando cómo "hoy en día, el director artístico ya no es el elemento más importante de la marca".
 
El CEO de Calvin Klein, Steve Shiffman, ha entendido esto muy bien, en calidad de alguien que dejó la dirección creativa para revivir la marca estadounidense, conocida en los últimos años especialmente por sus jeans y ropa interior. "Reinventar no es fácil y requiere riesgos, pero el cambio es esencial", dice.
 
"Necesitábamos una revolución, así que decidí devolver el poder a la creatividad al llamar a Raf Simons a mi lado. Quería fortalecer la marca, haciéndola más moderna y exclusiva", dice Shiffman, regocijándose por esta asociación, que ha traído una nueva vida a todos los niveles de la compañía. "Raf es un diseñador excepcional que se ocupa de todos los aspectos de la marca, desde las colecciones hasta la publicidad y la imagen. Es emocionante trabajar con él, es único", concluye.
 

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - OtroBusiness